INFERTILIDAD: TRATAMIENTOS

Infertilidad: tratamientos.

Fuente: Mujer de Hoy, 126 (2001).

 

            En los úlitmos 15 años la infertilidad en España ha ido en aumento pasado del 10% al 19% de las parejas. Las causas de este problema con el consiguiente descenso de la natalidad pueden buscarse en una búsqueda tardía del primer embarazo así como en una menor cantidad y calidad de espermatozooides. Todo ello da como resultado unas 600.000 parejas estériles en España, aumentado su número en 44.000 cada año.

            Los problemas que ocasiona la infertilidad pueden resumirse en ansiedad, depresión y emociones negativas. La esterilidad masculina suele causar mayores problemas, puesto que, aunque en la mujer cuesta aceptar el hecho de no tener hijos por el entorno social y la propia fisiología parecen programarla para tener hijos, al hombre le cuesta reconocer este hecho ante familiares y amigos al relacionarse muchas veces con la poca virilidad. Ante todo esto y también la escasez de centros públicos especializados en el tema, se produce una opción mayoritaria por la sanidad privada en la búsqueda de una solución.

 

Riesgos asociados a los tratamientos

            Se puede hablar básicamente de los dos siguientes: la hiperestimulación ovárica severa (en el 5% de los casos) y el embarazo múltiple (en el 30% de los casos).  Ambos riesgos se pueden producir en la inseminación artificial y en la fecundación in vitro. La prevención de estos dos problemas se hace realizando tratamientos hormonales más suaves y transfiriendo menos embriones.

• Embarazo múltiple. Este problema aumenta un 12% después de los tratamientos. Puede producir hipertensión, excesiva acumulación de líquido amniótico, abortos, parto prematuro y consiguiente aumento de la mortalidad perinatal, y niños de bajo peso y excesivamente inmaduros.

• Síndrome de hiperestimulación ovárica. Se produce normalmente después de la administración de hormonas en gran cantidad, pudiendo provocar sensación de pesadez, náuseas, dolores abdomnales,…

            Para evitar o reducir los riesgos que pueden producir estas técnicas se procura no ensayar más de seis ciclos de tratamiento con cada una de ellas, siendo sólo de tres a seis ciclos para el caso de inseminación artificial. En la fecundación in vitro no se suele sobrepasar la cifra de cuatro intentos.

 

Tipos de tratamientos más comunes de reproducción asistida

• Inducción a la ovulación: se realiza con fármacos para obtener varios óvulos maduros.

Tasa de embarazo: 14%-30%.

Coste: 40.000 pts.

Riesgos: hiperestimulación ovárica y embarazo múltiple (un 5% frente al 1% en condiciones normales).

• Inseminación artificial conyugal (IAC): introducción de espermatozoides seleccionados y aislados (las propias sustancias o los espermatozoides defectuosos podrían inactivar a los válidos) del semen en el útero.

Tasa de embarazos: alrededor del 15% en cada intento; 50%, después de cuatro ciclos.

Coste: 70.000-100.000 pts.

Riesgos: embarazo fuera del útero, embarazo doble (16%), embarazo triple (3%) e hiperestimulación ovárica.

• Inseminación con semen de donante (IAD): se usa esperma de un donante en una mujer cuya pareja es estéril.

Tasa de embarazo: 40% por cada intento; 74% para mujeres de 26-30 años, 61% para mujeres de 31-35 años, y 56% para mujeres de 36-40 años.

Coste: 500.000-700.000 pts. por la fecundación in vitro y 50.000 pts. por la donación del semen.

Riesgos: problemas psicológicos por la introducción de semen ajeno a la pareja, embarazo múltiple e hiperestimulación.

• Fecundación "in vitro" (FIV): se fecundan artificialmente en laboratorio óvulos extraídos de la mujer con el esperma para transferir después los embriones al útero. La fecundación in vitro puede realizarse de dos maneras, por transferencia de gametos intrafalópica (GIGT, o colocación con laparoscopia de ovocitos previamente extraídos y espermatozoides en las trompas de Falopio) y transferencia de cigotos intrafalópica (TCIF, o implantación de embriones en estado de cuatro células en una de las trompas de Falopio, después de su fecundación en el laboratorio).

Tasa de embarazos: 25%.

Coste: 500.000-700.000 pts.

Riesgos: hiperestimulación, embarazo fuera del útero (especialmente en las mujeres con daño en las trompas de Falopio), embarazo múltiple (15-20%, frente al 1% en los naturales espontáneos), y posibles efectos de la propia punción.

• Donación de ovocitos: en el útero de una mujer incapaz de generar sus propio óvulos se implanta un cigoto o varios obtenidos en laboratorio a partir del semen de su pareja y de ovocitos de una mujer donante.

Tasas de embarazo: es la más alta de los tratamientos de reproducción asistida (50-60% por intento).

Coste: 500.000-700.000 pts. por la fecundación in vitro y 300.000 por la donación de los ovocitos.

Riesgos: problemas psicológicos por la utilización de ovocitos de una tercera persona, embarazo múltiple e hiperestimulación.

• Microinyección espermática (ICSI): inyección de un único espermatozoide dentro del óvulo. Se utiliza en los casos de varones con problemas de calidad y/o cantidad de espermatozoides en su semen, varones con deficiencias en la eyaculación por diversas causas como puede ser la paraplejia, y en varones que fueron sometidos a vasectomía y posteriormente deciden tener un hijo.

Tasa de embarazos: 26-30%.

Coste: 600.000-800.000 pts.

Riesgos: hieperestimulación ovárica, embarazo múltiple, riesgos derivados de la punción folicular dentro del ovario.

 

¿Y el futuro?

            La tendencia está en la línea de reducir los riesgos de estas técnicas. Por otro lado, cada vez se conocen más enfermedades transmisibles que se podrían detectar con un diagnóstico previo a la implantación del embrión en la placenta después de una fecundación in vitro.