CÉLULAS MADRE: ¿UNA ESPERANZA PARA EL FUTURO?

Células madre: ¿una esperanza para el futuro?

Autor de la recopilación de la información: Pablo Gómez Segade

La imagen LOGO es  de Ronald M. Kline, director del Hospital Pediátrico del Atlántico en Florham Park, Nueva Jersey (EEUU), y está publicada en Investigación y Ciencia, junio del 2001.

 

     En este espacio iremos añadiendo sucesivamente noticias sobre esas células, también conocidas como stem cells, que han suscitado tantas esperanzas en la medicina de los trasplantes (básicamente de médula) y otras enfermedades tales como:

- restauración de órganos como el corazón infartado,

- enfermedades graves como en procesos hematológicos malignos (algunos tipos de leucemia, neuroblastoma, anemia de Fanconi y el linfoma no Hodgkin),

 tratamiento de enfermedades neurodegenerativas (esclerosis lateral amiotrófica, Parkinson y Alzheimer),

- reparar defectos graves de nacimiento en recién nacidos,

- recuperar tejido dérmico quemado, tratamiento de la diabetes.

     Se trata de células extraídas de diferentes partes u órganos anejos (como el cordón umbilical o placenta) de los embriones así como de la propia médula ósea, células que aún no se han diferenciado conservando la capacidad de hacerlo según unas directrices y según las zonas del cuerpo donde se sitúen. Recientemente, se han descubierto células parecidas en zonas no diferencias de nuestro cerebro.

 

     Las células madre pueden obtenerse bien de un embrión humano creado específicamente para ello por fertilización artificial o por clonación (tal como se ha experimentado en Gran Bretaña) bien a partir de embriones humanos desechados en las clínicas de reproducción asistida. Este segundo sistema es el que se utiliza en la mayoría de los casos.

 

     La obtención de las unidades de células madre, que no son más que muestras purificadas de éstas, puede resumirse de la siguiente manera:

• Se extraen entre 90 y 150 ml de sangre del cordón umbilical por medio de una punción con una aguja.

• La sangre, rica en células hematopoyéticas, las llamadas células madre, se procesa purificándola para dejar sólo éstas y así reducir el espacio de la unidad sanguínea a conservar.

• La unidad se congela gradualmente, entre 1º y 3º por minuto, hasta cerca de los 200 ºC bajo cero en un tanque de nitrógeno.

• La unidad ya preparada y con los datos correspondientes se envía a archivos internacionales localizados en EEUU, Europa (en España, el Registro de Donantes de Médula Ósea lo creó la Fundación José Carreras) y Australia.

     El método de trasplante se realiza de la siguiente manera:

• Descongelación de la muestra hasta los 37 ºC y eliminación del crioprotector.

• Las células hematopoyéticas se administrasn por vía intravenosa.

     El problema que tiene este método de curación es la escasez de células que aporta y la edad del receptor puesto que este sistema de trasplante parece tener éxito fundamentalmente con pacientes de menos de 40 kg, aunque este segundo inconveniente está en vías de solución. Asimismo, es necesario el permiso de la mujer donante de las células madre, donación que se puede realizar hasta tres días después del parto. Una de las grandes ventajas del método es que el donante no tiene por qué estar emparentado con el receptor.

 

     En el fichero adjunto se adjuntan noticias aparecidas durante el año 2001 sobre esta temática.