CLONACIÓN EN HUMANOS

Clonación en humanos.

 

            La clonación es un tema de actualidad constante por las muchas expectivas que levanta tanto en medicina como en la agricultura y la industria alimentaria, siendo fuente al mismo tiempo de fuertes controversias entre detractores y favorables a esta nueva técnica de reproducción. Inicialmente la clonación apareció en laboratorio como una técnica en la que se producen muchas copias de un solo gen o cromosoma, para posteriormente, extenderse a       nivel de organismo. El término "clona" proviene de la raíz griega que significa retoño. A nivel de individuos, la clonación se puede definir como una técnica reproductiva en la que no hay recombinación sexual. Más en concreto, la clonación y tal como se entiende hoy en día por la mayoría de la gente, consiste en la activación de una célula sexual, generalmente un óvulo, para luego eliminar el núcleo femenino por irradiación o por punción, y finalmente implantar en el huevo anucleado un núcleo de una célula cualquiera del cuerpo. Previamente dicha célula se cultiva y se trata para convertirla en una célula totipotencial, es decir, capaz de originar cualquiera de las 300 clases de células que se necesitan para formar un organismo humano.

            A finales de los años 50 del s. XX Fred Steward logró clonar zanahorias usando células completamente diferenciadas provenientes del tejido vascular de la planta, las cuales en condiciones normales no tienen la capacidad de producir un nuevo organismo; Steward logró tal éxito manipulando el medio de cultivo de tal manera que indujo a las células maduras y diferenciadas a volver a un estado embrionario capaz de producir una nueva planta.

            En vertebrados el primer paso hacia la clonación tal como se entiende hoy en día se realizó en huevos de rana, y al huevo anucleado se le implantó un núcleo de una célula cualquiera de otro embrión en vías de desarrollo: la experiencia la realizaron y King y Briggs en 952 trabajando con Rana pipiens. Similares experimentos fueron realizados en Xenopus y Pleurodeles. Pero la clonación en la que se implanta un núcleo de una célula adulta totalmente diferenciada tiene un referente en los experimentos realizados óvulos también de ranas por J. B. Gurdon expuestos en su publicación "Gene Expression during Cell Differentiation" (ed. Universidad de Oxford, 1973). En el caso de mamíferos, la clonación necesita un paso más: la implantación del embrión creado por las manipulacines anteriores en un útero para que pueda desarrollarse.

            Recientemente, se está intentando la clonación en la especie humana (ver el fichero de noticias más abajo), utilizando bien la partenogénesis estimulando a dividirse a un óvulo sin haber sufrido la fecundación, bien la transferencia nuclear, consistente en la sustitución del núcleo de un óvulo por el de una célula somática con lo que el citoplasma del óvulo reprograma su nuevo núcleo. Como se observa en la figura adjunta la clonación puede tener dos finalidades: clonación reproductora, cuando el embrión se implanta en la mujer para obtener descendencia; y clonación terapéutica, para obtener de él células madre.

            La posibilidad de fabricar embriones humanos clónicos como fuente de células madre ha desatado una fuerte polémica ética en todo el mundo tanto a nivel científico como social y político. EEUU acaba de prohibir todo tipo de investigaciones enfocadas tanto a la clonación reproductora como a la terapéutica, mientras que en el Reino Unido una sentencia judicial ha invalidado la reciente ley de clonación humana que hasta hace poco permitía esta segunda modalidad. Entre las razones más importantes de los que se oponen a estas técnicas, especialmente a la clonación reproductora en la especie humana tenemos:

• Se podría aprovechar para producir determinados tipos genéticos o castas a modo de razas claramente, lo que supondría una fuerte regresión en la pluralidad y libertades de la sociedad.

• Se pondrían en peligro la propia especie, puesto que se perdería progresivamente variabilidad genética, lo que es imprescindible para nuestra propia evolución y supervivencia.

• De momento las técnicas realizadas en otros animales, como ovejas, han producido individuos enfermos o con poca esperanza de vida, puesto que el núcleo adulto implantado en el óvulo anucleado tiene ya varios años y por tanto ha acumulado gran cantidad de mutaciones en su período de vida. En el caso humano, Ian Wilmut, creador de la oveja Dolly, ha advertido del riesgo de que los niños clónicos presenten daños cerebrales y circulatorios decisivos.

            Los beneficios de la clonación terapéutica pueden resumirse en los siguientes:

• Este procedimiento podría ser la solución para el tratamiento de enfermedades hoy incurables como muchos tipos de cáncer, la diabetes, el sida y el Alzheimer.

• Asimismo, las células madre pueden ser la alternativa definitia a los trasplantes de órganos y especialmente de médula, minimizando los problemas del rechazo que hoy día provoca graves problemas y muertes después de estas operaciones.

• Las células madre podría servir de material excelente para pruebas de medicamentos y de experimentación dirigidos a la especie humana.

 

            En el primer fichero adjunto a este artículo se relatan documentaciones y noticias aparecidas durante el 2001 sobre el polémico tema de la clonación en humanos.

            En este segundo fichero se adjuntan DOCUMENTACINES Y NOTICIAS DEL 2002 sobre este tema.

 

            En imagen LOGO de este artículo puede verse la clonación realizada para la obtención de la oveja Doly por Ian Wilmut en 1997, foto tomada de la web http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi99/segregacion-genetica/clonac.htm, espacio en el que se tratan los problemas éticos de todo tipo que pueden crear en el futuro este tipo de experimentos.

Actualmente puede verse un artículo más extenso y detallado de la clonación en humanos en el siguiente enlace http://comofuncionaque.com/que-es-la-clonacion/  incluido en la web http://comofuncionaque.com/ .