LOS NEGROS BLANCOS, UNA MALDICIÓN EN ÁFRICA

El País, 6 de mayo de 2008.

 

            Los niños albinos en África son objeto de desprecio y de ataques, puesto que esta enfermedad se considera relacionada con la brujería o con una maldición caída sobre la familia de origen. A los problemas de falta de visión normal, se añaden las ulceraciones y quemaduras causadas por el sol africano en países como por ejemplo, Senegal y Tanzania. Sudáfrica es uno de los pocos países que reconoce la condición genética como una discapacidad, articulando medidas de apoyo para las personas que tienen esta mutación.

          En África hay más albinos que en cualquier otra parte del mundo, hecho que llamó la atención de los primeros colonizadores portugueses, por lo que les indujo a pensar en la existencia de una raza diferente. Así, en Europa se calcula que hay una persona albina por cada 17.000, mientras que en África hay una por cada 2.000 o 5.000 habitantes, según el país. Uno de cada 70 habitantes es portador del gen en el continente africano. El presidente de Tanzania en su afán por acabar con la superstición aseguró en televisión el pasado mes que tienen intención de terminar con estas supersticiones, después de lo cual ya se han detenido a más de cien personas acusadas de intervenir en asesinatos de albinos, nombrando además como primera ministra a la primera parlamentaria albina, Al Shaymaa Kwegyr.

 

Niños albinos en Senegal. /REUTERS