DROSOPHILA MELANOGASTER, EL ORGANISMO MÁS USADO EN GENÉTICA

El Semanal, 3 de agosto de 2008.

 

      Ginés Morata, premio Príncipe de Asturias de Investigación en el año 2007, junto con Manuel Calleja estudian en el Centro de Biología Molecular dependiente de la Universidad Autónoma de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, conserva en su laboratorio más de un millón de ejemplares de esta especie, utiliando toda la inmensa variedad de mutantes que presenta respecto a la variedad de referencia conocida como “salvaje”.

En condiciones óptimas y a 25 ºC esta mosca, que vive poco más de un mes, produce una generación de cientos de huevos cada diez días.

     Esta mosca es de tamaño muy pequeño, 1 mm aproximadamente, se la conoce como “la mosca del vinagre” o “mosca de la fruta” puesto que es muy fácil encontrarla en las bodegas y en las cercanías de la fruta.

     Es el material mejor para experimentar en genética puesto que posee genes semejantes a los nuestros aunque ensamblados de otra manera, presenta enfermedades, proceso de envejecimiento y ansia por sobrevivir, que en el caso de la especie humana puede ser sublimado a una supervivencia a través de las obras o realizaciones alcanzadas durante la vida.