AUMENTO DE LA RESISTENCIA A LOS TRATAMIENTOS DEL VIH

Aumento de la resistencia a los tratamientos del VIH.

La Voz de Galicia, 10/12/01.

 

            Investigadores de la Universidad de California en San Diego, basándose en un estudio realizado en 2000 portadores del VIH, afirman que el 78% de estos pacientes no responden a uno de los tratamientos encaminados a reducier el nivel de virus presente en la sangre, y que más del 50% no responden a más de uno de estos tratamientos. Este problema afecta principalmente a enfermos de alto poder adquisitivo, con posibilidades de poder utilizar los llamados cócteles de medicamentos que se emplean desde 1996 con cierto éxito y que se basan en la "Terapia Antiretroviral Altamente Activa". El problema se está resolviendo momentáneamente con un cambio del tipo de medicación, pero existen dudas de que esto pueda ser efectivo después de varias modificaciones en el tipo de tratamiento.

            Estas terapias se basan en un sistema combinado de moléculas que atacan al virus en diferentes partes de su ciclo vital ya desde su fijación a las células a las que van a parasitar. Para llegar a ellas ha sido necesario el conocimiento de la estructura del virus en el que destaca la enzima retrotranscriptasa capaz de producir ADN viral a partir de la información que porta la molécula de ARN del virus y gracias a los materiales que aporta la célula infectada. Robert C. Gallo (en el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU) y Luc Montagnier (en el Instituto Pasteur de París) son los que esclarecieron la estructura de este virus, relacionándolo por primera vez en 1983 como la causa del llamado "síndrome de inmunodeficiencia asistida en humanos (SIDA)".

            En la imagen LOGO de la noticia se muestra una partícula de virus VIH saliendo del micropilo (tubo fino que se prolonga desde la superficie de una célula infectada en cultivo), fotografiada a 500.000 aumentos con microscopía electrónica por Lennart Nilsson, del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia). Los colores son arbitrarios e incorporados a la micrografía después de su realización (Investigación y Ciencia, diciembre de 1988).