BECENO EN LAS BEBIDAS DE REFRESCOS

En algunas bebidas refrescantes puede encontrarse benceno, sustancias altamente cancerígena.

OCU-Compra Maestra 313, marzo-2007

 

            Este problema, detectado ya por un organismo americano sobre seguridad alimentaria (FDA), persiste hoy día, según la OCU en 52 refrescos en Europa y 19 en España. El origen del problema está en la combinación del conservante habitual empleado, el benzoato sódico (destructor de bacterias y hongos) con la vitamina C.

     El proceso puede resumirse de la manera siguiente: el benzoato (E211), en medio ácido, se descompone dando ácido benzoico; a su vez, la vitamina C reacciona con los metales presentes en el agua liberando radicales libres, los cuales, gracias a la acción de la luz y el calor, rompen la molécula de ácido benzoico liberando el benceno.

          Otras fuentes de inhalación de benceno son los gases desprendidos de las gasolinas, de los tubos de escape de los coches (por esta razón, parece ser que cada persona inhala 220 µg de benceno al día), del consumo de tabaco (un fumador puede llegar a inhalar 7900 µg al día). Así, aunque los refrescos no son la vía más importante de entrada de benceno a nuestro organismo debería evitarse. También sería conveniente establecer un límite legal al contenido de benceno en los refrescos en , Europa, tal y como ya ocurre con el agua potable donde no puede superar el limíte de 1 µg/litro. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no superar los 10 µg/litro en agua de bebida.