IMPLANTE CEREBRAL CONTRA LA SORDERA

El País, 26 de fegrero de 2008

 

     Por fin existe la técnica que permite implantar electrodos en el tronco cerebral para restablecer la vía auditiva y hacer llegar el impulso nervioso hasta el córtex auditivo. La operación se ha realizado en una niña de 17 meses y fue dirigida por el otorrinolaringólogo ManuelManrique Rodríguez y el neurocirujano Bartolomé Bejarano Herruzo. Hasta ahora sólo han realizado 38 implantes similares en niños menores de 12 años.

     En el pabellón auricolar, por su parte, se coloca un micrófono que recoge el sonido y lo transmite por radiofrecuencia a un captador subcutáneo que codifica la señal haciéndola llegar a los electrodos del cerebro. Cada uno de los electrodos estimula un área de la zona de los núcleos cocleares.

     El problema surge cuando alguno de estos electrodos internos estimula alguna otra área cercana relacionada con la frecuencia cardíaca o el control respiratorio, lo que obliga a anular dicho electrodo. De todas formas, el proceso no termina con la operación, puesto que es necesario ir modulando a lo largo de los años la intensidad y la velocidad de la estimulación para conseguir que la persona receptora pueda mantener una conversación o pronunciar palabras correctamente.

     Es importante que este tipo de operaciones se haga en una edad muy temprana puesto que, si no es así, el centro auditivo del cerebro, al no recibir señales sonoras, pasa a desempeñar otras funciones, principalmente la visual.

     En pacientes adultos, el impolante cerebral permite resultados semejantes a los obtenidos con el implante coclear en casos de hipoacusia.