FALLO GENÉTICO DE LOS ANÁLISIS ANTIDOPAJE

El País, 15 de mayo de 2008

 

     Un tercio de los hombres que tomaron testosterona en un programa de investigación  llevado a cabo por Jenny Jakobsson Schulze, genetista molecular del Hospital Universitario Karolinska de Estocolmo., responden aumentando su musculatura pero carecen de las dos copias de un gen que degrada la testosterona originando compuestos detectables en la orina. La consecuencia es la incapacidada de la detección del dopaje por testosterona en estos individuos, los cuales siguen metabolizando la testosterona, pero sigue sin conocerse la ruta metabólica usada en esos casos. El gen en cuestión parece ser bastante frecuente en hombres asiáticos. Don Catlin, jefe de Anti-Doping Research de Los Angeles ha señalado el problema que esto suscita ya que a partir de ahora o los deportistas entregan muestras de su ADN o no se tendrá fiabilidad de este tipo de tests antidopaje.

     Típicamente los análisis de testosteran rastrean la presencia de testosterona (T) y la epitestosterona (E), sustancia que es soluble en orina y se origina como producto metabólica de la primera. Una proporción de cuatro, o mayor, entre las cantidades de T y E significa “positivo” en el test, a lo que sigue un siguiente análisis más complejo y caro para averiguar si la testosterona sobrante es de origen humano o vegetal (la testosterona usada en dopaje normalmente procede de plantas).

                                                                                     

PHOTO: FILIP KWIATKOWSKI PARA . / NEW YORK TIMES