ESPERANZA PARA TRES GRAVES ENFERMEDADES: MIELOMA, ALZEHÉIMER Y PÁRKINSON

El País, 27 de mayo de 2008 (mieloma); El País, 31 de julio (alzhéimer); El País, 2 de agosto (párkinson)

 

     El mieloma múltiple es el segundo cáncer hermatológico más frecuente en el mundo, con 10.000 casos en España anualmente. Hasta ahora los fármacos empleadas, como la talidomida, causaban efecto tóxicos secundarios, que en el caso de la talidomida afectaban al embarazo. Ahora, están surgiendo nuevos fármacos, como el bortezomib y, sobre todo, la última novedad, la lenalidomida, aprobada en EEUU y en Europa por su baja toxicidad secundaria y un éxito esperanzador para convertir la enfermedad en mortan en crónica. El efecto de todos estos fármcacos consiste básicamente en la inhibición de la proliferación de células del mieloma potenciando el sistema inmunológico. La investigación ha sido realizada por el equipo de San Miguel, jefe de Hematología del Hospital Clínico de Salamanca, publicando los resultados en la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

Actuación de la lenalidomida sobre las células del mieloma múltiple

 

     Un nuevo fármaco, el rember, parece ser que retrasa el deterioro causado por el mal de Alhzéimer., lo que supone un cambio drástico en la lucha contra esta enfermedad. Se pretende comercializar en el año 2012, y su acción se centra en bloquear a las proteínas Tau anómalas de las neuronas impidiendo que dichas proteínas formen un obillo matando a las neuronas desde el interior. Estas proteínas son necesarias para la constitución normal del citoesqueleto de las neuronas. Otros experimentos que tenían por objeto evitar el aumento de las placas seniles que se forman en el cerebro de estos enfermos han dado por el momento resultados negativos. El éxito inicial logrado con el rember ha sido logrado por investigadores de la Universidad de Aberdeen en Estocolmo.

Actuación del nuevo fármaco bloqueando las proteínas Tau anómalas en el interior de las neuronas

 

    Gracias al proyecto Adagio, formado por 14 países entre los que está España, se ha obtenido el fármaco rasagilina que consigue retrasar el mal del Párkinson un 20%, siendo este efecto probado en voluntarios y midiéndose los resultados según la escala UPDRS, que evalúa los síntomas de esta enfermedad. En definitiva, el uso temprano de este fármaco consigue una retraso en la aparición de una sintomatología más fuerte en los enfermos que ya tienen este mal, tal y como afirma Gurutz Linazasoro, investigador de la Policlínica Guipúzcoa.