DOS JÓVENES MUEREN EN MÁLAGA POR SOBREDOSIS DE ÉXTASIS

Dos jóvenes mueren en Málaga por sobredosis de éxtasis en una fiesta multitudinaria al estilo "rave" celebrada en el Palacio de los Deportes de esta ciudad.

Fuentes: El País, 05/03/02 y 07/03/02.

 

La muerte de los dos jóvenes se debió, según apunta el jefe del Servicio de Información del Instituto Nacional de Toxicología, José Cabrera, y a la espera de la autopsia, a una intoxicación masiva por sobredosis de esta droga al haber sido consumida en estado muy puro.

Según los asistentes, se trataba de una fiesta de "breakbeat" al estilo inglés caracterizada por el consumo de pastillas de drogas de diseño. Estos testigos afirman que se ofrecía droga continuamente costando cada pastilla 12 euros (2 talegos en la jerga al uso).

El relato de los asistentes corrobora esta hipótesis. 'Era una fiesta de pastillas, te ofrecían drogas continuamente', explicó ayer un amigo de José Joaquín Barragán, uno de los dos jóvenes fallecidos. 'El 90% de la gente tomó pastillas', aseguró otro asistente.

            El Ayuntamiento de Málaga confirmó que la fiesta cumplía todos los requisitos, declinando cualquier responsabilidad en la cesión de las instalaciones, algo usual para conciertos de música electrónica. Además, apunta que la organización sobrepasó el aforo máximo de 8.000 personas, llegando a alcanzar los asistentes el número de 15.000, no comunicando los organizadores a la policía la contratación de un servicio de seguridad, trámite que es preceptivo.

            Por otro lado, Toxicología tiene sospechas de que el éxtasis es también la causa de la muerte de una joven de 19 años en Sevilla que falleció el 25 de febrero de este mismo año. El juzgado de Instrucción número 11 de es ciudad es el encargado de investigar el suceso.

 

            El éxtasis o MDMA (abreviatura de "3, 4-metilendioximetanfetamina") es un derivado sintético de la anfetamina, y hoy día, junto con otros psicoestimulantes como la cocaína, anfetaminas y otros alucinógenos, es el psicoestimulante ilegal más consumido por los escolares de entre 14 y 18 años, según la última encuesta del Plan Nacional de Drogas (véase la web del Ministerio del Interior  http://www.pnsd.msc.es/Categoria2/observa/estudios/drogas/principa.htm ).

            Los efectos de esta droga, de origen sintético, son múltiples sobre el cuerpo humano, pudiendo concretarse en disfunciones en el sistema nervioso, pérdida de memoria, pérdida acelerada de neuroas (hasta un ritmo cinco veces mayor del normal), fuerte aumento de la temperatura corporal, disfunción respiratoria, insuficiencia renal, hemorragia cerebral, alteraciones en la coagulación intravascular y en el sistema circualatorio en general con una mayor exigencia de trabajo para el corazón. Josep Ruvira, de la ONG Energy Control,  sugiere que una dosis de 150 miligramos o mayor puede ser suficiente para provocar la muerte de un hombre de 70 kg de peso.

            Según la información periodística recogida en la fiesta de Málaga parece ser que se combinó el efecto de deshidratación producido por el alcohol al de la subida de la temperatura corporal (puede llegar a 42 grados en una hora), y todo ello combinado con la escasez de agua en los lavabos. En estas fiestas el agua se dispara en precio hasta 6 euros el botellín, encarecimiento que dificulta en muchos casos su adquisición y posterior ingestión, recomendación de los expertos para minimizar los efectos de este cóctel mortal combinado con una noche de baile con la consiguiente pérdida de agua por el sudor.