LOS ALISOS DE LOS RÍOS SE SECAN. OTRAS PLAGAS ARBÓREAS.

La Voz de Galicia, 18 de junio de 2009

El País, 17 de junio de 2009                                         

 

         El hongo Phythophora alni está atacando de forma grave a muchos de los alisos (en gallego, “ameneiros”) que pueblan las riberas de los ríos, siendo esto especialmente visible en los centenares de ejemplares de los alrededores del embalse de Cecebre llegando incluso a afectar ya a las fragas del Eume, lugar protegido por la Red Natura y uno de los últimos reductos mejor conservados del bioma reconocido como “bosque templado húmido oceánico”. Parece que el hongo proviene de Inglaterra y no afecta a otras especies que conviven con los ameneiros en las ribera del río como por ejemplo los abedules (bido ou bidueira, en gallego). En este último país se detectó un problema semejante en la década de los noventa, para depués ser también observado en países centroeuropeos. Hoy se sabe que esta plaga afecta a toda la cornisa cantábrica, afectando a zonas importantes como los parques naturales de los Picos de Europa y las Fragas do Eume, tal y como reconoce un estudio del Instituto de Biodiversidade Agraria e Desenvolvemento Rural de la Universidad de Santiago de Compostela.  Según este mismo estudio, el hongo penetra por las raíces de los alisos para colonizas sus vasos conductores y así acabar por matar al árbol que en muchos casos termina cayendo al río. El grupo de estudio de la universidad santiaguesa dirigido por Pablo Ramil y Antonio Rodríguez Guitián culpan de la propagación de esta plaga a la mala gestión de los bosques de ribera, además de advertir de que este mismo hongo esté empezando a afectar también a otras especies como el fresno (freixo, en gallego) y el cerezo (cerdeira). Así han hecho llegar su preocupación a los responsables del Gobierno de la Xunta de Galicia para realizar con mayor cuidado los desbroces y limpiezas de los lindes de los ríos para evitar la propagación de las esporas de este hongo gracias a la maquinaria y útiles empleados.

 

Como complemento a este informe citamos aquí otras tres plagas muy importantes hoy día en Galicia y que afectan a otras tantas especies arbóreas.

• LA PULGA DE LOS ROBLES (carballos¸en gallego). En esta primavera se detecta una alta incidencia del insecto Alticua quercetorum, pulga del carballo, en robledales del sur de Galicia. Aunque no llega al furor de la plaga de 1992, se recomienda la fumigación para evitar la debilidad de estos árboles lo que los expondría al ataque de otros hongos e insectos.

• EL CÁNCER DEL PINO (piñeiro, en gallego). Está causado por el nematodo Bursaphelenchus xylophilus, procedente de Portugal, y por el hongo tremendamente dañino Fusarium circinatum, procedente de EEUU e instalado en la cornisa cantábrica. Se propaga muy fácilmente por las semillas o por contacto de una planta a otra, siendo la especie de pino más vulnerable el Pinus radiata, plantado extensamente en las últimas décadas para usos forestales.

• EL GONIPTERUS SCUTELLATUS O GORGOJO AUSTRALIANO DEL EUCALIPTO. Una vez que infecta una plantación, causa tal estrago que la deja arrasada de manera que parece que ha sufrido un terrible incendio. Además de extensas fumigaciones, a veces estériles, se ha utilizado un método de lucha biológica, basado en la introducción de un enemigo natural del insecto, la avista Anaphes nitens, también originaria de Australia.

 

Alisos en la ribera del río Sar junto al puente romano cercano a la colegiata de Santa María de Sar. /Pablo Gómez Segade