SECUOYAS GIGANTES DE CALIFORNIA

National Geographic, noviembre de 2009                      

Las imágenes están tomadas de la Web: http://ngenespanol.com/2009/10/21/secuoyas-los-superarboles-galeria/

 

         Las copas de las secuoyas gigantes se ocultan por la niebla en una imagen característica del bosque del Parque Naconal de las Secuoyas de la Costa, en California. Aquí sólo resumimos las ideas básicas de este bello artículo publicado en el número de la revista National Geographic, totalmente recomendable para su lectura y para comprender la importancia y belleza de los árboles, y de los más impresionantes que existen desde el comienzo de la historia del Planeta según el conocmiento actual.

 

Bosque de secuoyas

 

 

• Las secuoyas de la costa obtienen más del 30% del agua que necesitan de la niebla.

• En la costa de la California estadounidense se combinan las condiciones de suelos fértiles, agua y niebla procedente del océano Pacífico para producir el bosque más alto de la Tierra. Existen reconocidas 180 secuoyas de más de 106 metros de altura, de las cuales más de 130 crecen en el Parque Estatal de las secuoyas de la Costa de Humboldt, la mayor extensión ininterrumpida de bosque primiario de secuoyas del mundo con unas 4.000 hectáreas.

• Las secuoyas aún mantienen cierto aire mágico para los silvicultores, puesto que en su corteza y duramen tienen polifenoles, que mantienen alejados a los insectos y hongos descomponedores de la madera.

• Sorprendentemente las secuoyas de la costa producen brotes cuando el cambium  (tejido vivo que se encuentra debajo de la corteza hacia el interior del tronco) se expone a la luz, hecho que ocurre al romperse una rama o con la tala. Por esta razón, en el bosque se pueden ver viejos tocones de miles de años rodeados de árboles de segunda generación, que se conocen como “anillos de hadas”. Esto constituye una especie de clonación y parece ser la forma principal de supervivencia de este tipo de bosque más que las propias semillas de las secuoyas, semillas de tamaño parecido al de una aceituna y que se producen sólo esporádicamente.

• Cuando en 1848 Estados Unidos conquistó California a México, comenzó una brutal explotación de la excelente madera rojiza y resistente a la podredumbre de las secuoyas, con lo que se arrasaron los grandes bosques de San Francisco, mientras que más al norte los terratenientes iniciarion una silvicultura basada en esta especie que aún perdura hoy día. La corta de los grandes árboles alarmó a los ecologistas por lo que en 1990 se fundó el Sempervirens Club que logró la creación del Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Big Basin en 1902. Posteriormente en la década de 1920 la Liga en Defensa de las Secuoyas comenzó a comprar terrenos costeros con presencia de este bosque consiguiendo conservar una especie de cadena central paralela a la costa dedicada a la protección de las secuoyas.

• Un ejemplo de la riqueza biológica, es decir, de la gran biodiversidad presente en este bosque, la tenemos en el siguiente gráfico, en el que se puede observar el suelo aéreo que se forma en las grandes ramas de estos gigantescos árboles a alturas cercanas a los 100 metros. Dicho suelo puede alcanzar un grosor de hasta un metro y se forma por la descomposición de los helechos, hojas y corteza de las secuoyas, para alimentar  un ecosistema aéreo que no se llegó a conocer hasta la década de los noventa del siglo pasado.

• En la actualidad, parece que se va abreindo camino la idea de que se puede compatibilizar la conservación de este bosque con su aprovechamiento, después del estudio reciente sobre un mayor rendimiento en cantidad y calidad de la madera si la corta se efectúa más tade de los 40 0 50 años, período que venía siendo lo normal hast ahora. Se ha comprobado que el ritmo de producción de madera aumenta en esta especie hasta los 1.500 años y lo mismo lo hace la calidad de esta madera, por lo queclaramente parece más rentable la tala de árboles mucho más viejos de lo que se venía haciendo. Así, además de obtener madera de gran calidad, se consiguen otros beneficios como son la captura del carbono atmosférico, agua limpia y hábitat para la fauna. La agricultura ecológica parece que puede salvar a esta joya natural: el bosque de secuoyas.