REGULACIÓN LEGAL DE LAS EMISIONES RADIOELÉCTRICAS

Contaminación por emisiones radioeléctricas.

El País, 31 de octubre de 2001.

 

            El pasado 28 de setiembre los ministerios de Ciencia y Tecnología y de Salud y Consumo hicieron pública la nueva ley que regulará los límites de exposición del público en general a campos electromagnéticos procedentes de fuentes de emisión radioeléctrica, de acuerdo con las recomendaciones de la Comisión Europea (Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea (1999/519C). Los expertos europeas se basaron en dos principios muy utilizados para garantizar la protección sanitaria de los ciudadanos ante hechos para los que momentáneamente aún no se ha demostrado su efecto dañino:

• "El principio de precaución".

• "El valor mínimo que permita la tecnología disponible" (en inglés, ALARA, que son las siglas de as low as reasonably achievable).

            Además, la Comisión Europea recomendó que se informara al público, que se continuaran las investigaciones y, con respecto a los teléfonos móviles, que se establezcan procedimientos más precisos para medir las emisiones en los terminales y en las zonas cercanas a las estaciones base.

            La nueva ley nace con una grave carencia desde su inicio: a pesar de que la recomendación europea habla del rango de frecuencias del espectro electromagnético entre 0 hercios y 300 gigahercios (o lo que es lo mismo, 300 millones de hercios), en España esta ley sólo se refiere a las radiaciones no ionizantes, excluyendo a las de muy baja frecuencia como las de 50 o 60 hercios de las redes de alta tensión así como las relacionadas con todo tipo de motores y electrodomésticos (abarcando estos últimos una franja que va desde los 3 hasta los 300 hercios).