INCENDIOS EN AUSTRALIA

Incendios en Australia.

La Voz de Galicia, 4/1/2002.

            Australia es incapaz de apagar el fuego que rodea a la ciudad de Sydney en el estado de Nueva Gales del Sur. Los incendios de estos días, entre ochenta y cien frentes, han calcinado ya 170 casas, quemado una superficie semejante a la de la provincia española de Pontevedra (aproximadamente 439.100 hectáreas) y unas pérdidas económicas de unos 40 millones de euros. Estos incendios, aunque no han causado muertes, son más fuertes que los de 1982 y 1994. La causa parece estar en los numerosos frentes provocados por bandas de menores, la ausencia de lluvias y los fuertes vientos, factor este último que favorece enormemente su propagación.

Estos fuegos son un aviso más del peligro que corren los ecosistemas forestales mundiales, especialmente los presentes en las zonas ecuatoriales y tropicales. Las razones para esto hay que buscarlas en:

La sobreexplotación de su madera.

• La disminución de su superficie para incrementar la de los cultivos que los rodean.

• En la década de los 90, a las dos causas citadas hay que añadir la sequía debida al calentamiento del planeta debido al incremento del efecto invernadero. Así no es de extrañar que en estos últimos años se hayan producido los mayores incendios ocurridos hasta ahora en la historia.

 

            El bosque autóctono de Australia constituído en un 90% por más de 700 especies de eucaliptos es un factor que favorece grandemente la expansión de los incendios, al tratarse de especies tremendamente pirofitas: es decir, son especies que se aprovechan del fuego para eliminar a sus competidores; para ayudar a esta situación tienen hojas y corteza fácilmente inflamables pero el núcleo de su tronco queda intacto, teniendo la capacidad de emitir numerosos brotes una vez pasado el incendio. Esta última imagen está tomada de la obra "El eucalipto en Galicia" de Rosa Calvo De Anta, editada por la Universidad de Santiago de Compostela (1992).