AGUJERO DE OZONO EN LA ANTÁRTIDA

Agujero de ozono en la Antártida.

Fuente: Mapa de National Geographic, marzo de 2002.

 

            Los productos químicos que reducen el ozono, como los clorofluorocarbonados (CFC), perduran mucho tiempo después de su emisión a la atmósfera. Ello da como consecuencia que, a pesar de la importante disminución en el uso de CFC en todo el mundo a partir del Protocolo de Montreal de 1987 de la ONU, apenas se percibe el descenso de las concentraciones de CFC sobre el poslo Sur. Así, el agujero de ozono, en el año 2001 ocupaba casi el tamaño de América del Norte.

Mil Unidades Dobson equivalen a una columna uniforme de ozono de un centímetro de espesor en condiciones normales de presión (1atm) y temperatura (273 ºK). Se considera un agujero de ozono (sobre la Antártida) cuando se percibe una capa bajo las 220 Unidades Dobson.