"PANDA", número 97 de la revista de la asociación WWF/Adena, 2007

 

          A partir de esta fecha procuraremos dar una reseña de lo más notable que aparezca en los sucesivos números de esta revista. En concreto, en el presente número destacan las siguientes informaciones.

 

Cultivo de fresas en el Parque Nacional de Doñana

          Este cultivo de alta rentabilidad económica (10.000 € anuales por hectárea) está poniendo en graves aprietos la conservación del medio protegido por este parque. Los daños se originan fundamentalmente por:

          1) El uso indiscriminado del suelo, lo que supone la implantación de fincas agrículos intensivas que ganan terreno progresivamente a los bosques de pinares y dehesas ocupando suelos forestales y cauces de ríos. Todas estas fincas, junto con la correspondiente infraestructura de carreteras y tendidos eléctricos, cortan incluso los corredores naturales que mantenían la biodiversidad en el parque.

          2) Por otro lado, estos cultivos están afectando gravemente a la capacidad de los acuíferos de la zona, en donde hay ya 700 pozos ilegales fundionando, lo que ha reducido el aporte de agua a las marismas en un 50%. A la sobreexplotación de los acuíferos se suma la contaminación producida por la gran cantidad de residuos orgánicos vertidos a los ríos de la zona, como por ejemplo el arroyo de Las Madres.

 

 WWF/Adena ha realizado una propuesta que intenta paliar los impactos medioambientales de este cultivo, tratando de compaginar la actividad comercial con la sustentabilidad del parque. Dicha propuesta se resume en los siguientes puntos:

          1) Ordenación del territorio, que incluye la constitución de corredores ecológicos que vuelvan a conectar el Parque con Sierrra Morena a través del río Tinto y del arroyo Candón.

           2) Acuerdos con supermercados para que incluyan diferentes criterios que deberían cumplir los productos que venden, criterios tales como:

          - Legalidad en el uso del agua.

          - Legalidad en el uso del suelo.

          - Uso eficiente del agua.

          - Uso racional de agroquímicos.

          - Contribución a la conservación de la biodiversidad.

Así, después de arduas negociaciones de varios meses, grandes empresas como la cadena holandesa Albert Heijn o los supermercados suizos  Co-op y Migros han aceptado esta iniciativa.

          3) Ahorro de agua, através de las últimas tecnologías de eficiencia de riego, lo que podría suponer un ahorro de hasta el 20% de agua, evitando posiblemente el trasvase del Chanza y restando así justificación a la futura presa de Alcolea.

 

■ En otro apartado se hace referencia a la creciente importancia del uso de los Sistemas de Información Geográfica (SIG) en los estudios medioambientales. En concreto WWF/Adena los utiliza en el Programa de Conservación que está a desarrollar en España.

 

El estrecho de Gibraltar, a caballo entre dos mares de diferente salinidad y zona de paso de muchos de peces, mamíferos acuáticos y de aves, es una zona estratégica de gran biodiversidad a preservar,  Últimamente, los fondos del Estrecho, de gran fragilidad, están siendo dañados por numerosos impactos como el tendido de cables eléctricos y de comunicación, gasoductos, ampliaciones de puertos e incluso la posible construcción de un túnel ferroviario que lo atraviese.

          WWF/Adena propone conectar los escasos lugares protegidos con la denominación de LIC (lugares de interés comunitario, según la categoría europea del programa Red Natura 2000), además de establecer una Zona Marítima Especialmente Sensible para la Organización Marítima Mundial (OMI), organismo dependiente de la ONU que se ocupa de mejorar la seguridad del transporte marítimo dedicado al comercio internacional y de prevenir la contaminación de los mares.

■ El centro de borneo alberga el 6& de la biodiversidad de toda la Tierra.

          Se trata de un área montañosa de unos 220.000 Km2 en donde nacen la mayor parte de los ríos de la isla en la que aún se conservan los antiguos bosques tropicales. Los gobiernos de los tres estados que se reparten esta zona, Brunei Darussalam, Malasia e Indonesia, se han comprometido a garantizar la consevación de este territorio en su integridad, en el que se reconocen 10 especies de primates, 350 de aves, 150 de reptiles y anfibios y unas 15.000 plantas. El objetivo inmediato es frenar la grave deforestación que está sufriendo en los últimos años (2 millones de hectáreas en la última década). La deforestación está causada por la sustitución del bosque por plantaciones de caucho, soja, aceite de palma y celulosa, además de la exportación de maderas nobles a países desarrollados (maderas de meranti y balau, de la isla de Borneo; y madera de merbau, de la isla de Papúa).

          WWF ha estado trabajando para conseguir la conservación de esta zona, conocida como el Corazón de Borneo. Además de la riqueza en biodiversidad, se apoya en otros argumentos como puede ser el reciente descubrimiento de sustancias extraídas de la corteza de un árbol de la zona con con la capacidad para luchar contra el mosquito anofeles ,transmisor de la malaria. De otra especie de árbol de ese territorio, del género Callopylum, se puede extraer una sustancia inhibidora de la replicación del virus del SIDA.

          Entre algunas de las especies de animales más impactantes que se han descubierto en el Corazón de Borneo están: el oso malayo (Helarctos malayanus), el ave anhinga oriental (Anhinga melanogster), el javalí verrucoso de Borneo (Sus barbatus), el mono narigudo (Nasalis larvatus) y la pantera nebulosa (Neofelis nebulosa).