LA DESERTIFICACIÓN EN ESPANHA

National Geographic, junio de 2008

 

      En la actualidad España muestra signos de desertificación en mayor o menor grado en un 30% de su territorio. Las condiciones naturales con un promedio de agua, salvo en la franja septentrional, favorecen dicha situación, sumándose a ello la acción humana que de diversas maneras ha acrecentado el problema.

Como terminología previa a la lectura de este resumen tenemos la siguiente lista de palabras:

Suelo fértil: El suelo que tiene una capa de materia orgánica en la que se desarrollan seres vivos. Se estima que en el suelo de toda la tierra emergida hay unos 55 billones de toneladas de carbono orgánico. Se puede recordar aquí que todas las emisiones de carbono a la atmósfera con la quema de combustibles fósiles suman entre 5 y 6 billones de toneladas de carbono anuales. El suelo amortigua y regula el ciclo del carbono, pero si se degrada, se favorece la emisión a la atmósfera de un tercio de las emisiones de CO2 debidas a la acción humana.

- En Nairobi en 1977 se definió "desertización" como el proceso natural de degradación ecológica por el que la tierra productiva pierde parte o todo su potencial de produccción, conduciendo a la aparición de las condiciones desérticas", mientras que el término "desertificación", que en realidad es un anglicismo, se utiliza más para definir un proceso semejante al anterior pero causado principalmente por la acción humana.

El índice de aridez se calcula mediante la fórmula siguiente:  I = P/t+10    siendo P la precipitación total anualen litros por metro cuadrado, y t la temperatura mediaanual.

El índice de humedad es el cociente P/EVP,  es decir, el cociente entre la precipitación total anual y la evapotranspiración (suma de la evaporación a partir del suelo y del vapor de agua emitido por las plantas y seres vivos).

Zona semiárida es aquella que presenta un índice de humedad de un 0,30 a un ,70, mientras que zona árida es aquella en la que el índice de humedad es < 0,30.

 

     El término desertificación apareció por primera vez en 1949 a cargo del científico francés André Aubreville. Sin embargo, no fue hasta los años sesenta cuando esta palabra empezó a cobrar notoriedad al producirse una gran sequía que devastó la franja de terreno al sur del desierto del Sahara llamada Sahel. En dicha catástrofe 500 millones de hectáreas quedaron devastadas y murieron entre 100.000 y 200.000 personas además de 10 millones de cabezas de ganado. Como consecuencia la ONU convocó la primera Convención sobre Desertificación en Nairobi (1977). Más tarde, en 1994, en París se firmó el Convenio de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD) que fue ratificado por 70 países incluyendo a España, para entrar en vigor en 1996. A pesar de todo ello, en España aún no se han tomado realmente medidas eficaces contra este problema resultando el mapa que aparece en el número de la revista de National Geographic y teniendo como fuente al Programa de Acción Nacional contra la Desertificación del Ministerio de Medio Ambiente.

 

A continuación hacemos una relación de los lugares de España más afectados por este problema:
• Las Bárdenas Reales (Navarra)

     Se sitúan en el sudeste de Navarra y es uno de los tres desiertos casi naturales de España. Está entre 280 y 659 metros de altitud y muestra una precipitación media anual de 410 a 550 litros por metro cuadrado. En este lugar hiela de 40 a 65 días al año, y las temperaturas oscilan enre 5 ºC y 44 ºC.

• Cabo de Gata (Almería)

     Es el lugar más seco del continente europeo, no alcanzando las precipitaciones los 150 mm al año, es decir, 150 litros por metro cuadrado). Gracias a su cercanía al mar, las temperaturas son moderadas, oscilando entre los 12 ºC y los 22 ºC. El terreno es volcánico y tiene una antigüedad de 8 a 12 millones de años. Al ser tan árido, está sometido a una insolación muy elevada y a un proceso continuod de erosión.

• Las Médulas (León)

     Es un paisaje de fuerte aspecto erosivo causado por la acción del hombre en la época romana al explotar unas minas auríferas.

• Tabernas (Almería)

     Este desierto, junto con el de las Bárdenas Reales y el de los Monegros, constituye los tres desiertos de origen natural existentes en España. Tabernas tiene una superficie de 11.625 hectáreas y está a una altitud de entre 260 y 1.000 metros sobre el nivel del mar. Aquí las lluvias no llegan a los 250 litros por metro cuadrado y la temperatura media anual es de 18 ºC.

 Monegros (Huesca-Zaragoza)

     Este desierto se sitúa en el valle del Ebro a mitad de su recorrido. El arbolado que cubría esta zona fue eliminado principalmente con la deforestación realizada para construír los barcos de la famosa Armada Invencible. El terreno es calizo con presencia de yesos y tiene abundantes zonas endorreicas en las que hay lagunas y salares. La temperatura media va de -10 ºC a más de 40 ºC y la pluviosidad en las zonas más áridas se sitúa entre 300 y 400 litros por metros cuadrado al año. Su extensión se calcula en 2.188,9 Km2.

• Timanfaya (Lanzarote)

     A pesar de no estar en el contiennte, es interesante citar a este territorio de España por tratarse de un espectacular paisaje volcánivo situado en la isla canaria de Lanzarote, declarado Parque Nacional en 1974. La precipitación anual no va más allá de 200 litros por metro cuadrado y la temperatura media anual es de 20 ºC.