LA DEFENSA DEL OZONO

National Geographic, diciembre de 2008

 

         El problema del adelgazamiento de la capa de ozono estratosférico, molécula que nos protege de los rayos ultravioleta procedents del sol, es anterior a la alarma del calentamiento global que se vive hoy día. El descenso del nivel de ozono se debe a la emisión a la estratosfera de gases como los CFC (clorofluorocarbonados) presentes en sprays como propelentes, y en los circuitos de refrigeración de las neveras. Estos gases eran eficaces y no tóxicos, por loq ue se usaron masivamente en la década de 1970. Advertido el problema, en 1987 se firmó el Protocolo de Montreal en el que 193 gobiernos se decidieron a deterner la producción y el uso de los CFC y demás agentes reductores del ozono, con lo que su producción cayó casi un 97%. Esta decisión tendrá un premio allá por el 2050, año en el que se empezará a notar la disminución del agujero de ozono, agujero que más que un verdadero agujero es una zona de adelgazamiento de la capa de ozono estratosférica. El siguiente paso debería ser el cierre de las fábricas de CFC en Asia, que abastecen de estas sustancias a los viejos frigoríficos en el mercado negro.

Fuente: probrama de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Gráfico de Lover Uberti, en NGS