COMPENSACIÓN VOLUNTARIA DE EMISIONES DE CO2

OCU Compra Maestra, n2 339, julio-agosto 2009

 

España es uno de los países que se encuentra más lejos de alcanzar los objetivos de Kioto, debiendo reducir todavía un 28% sus emisiones de CO2 de aquí a 2012. Ese 28 % se alcanzará reudicendo un 6% las emisiones en la industria, un 2% en la captación de sumideros de CO2 (bosques) y el otro 20% será un paquete de compensación por proyectos de desarrollo sostenible en países en vías de desarrollo que aún tengan créditos de carbono para vender. El último sistema es realmente la novedad en los últimos años, y consisten en que países desarrollados e industrializados invierten en países en vías de desarrollo en proyectos que favorecen la disminución de los gases de efecto invernadero, consiguíéndose así dos objetivos al mismo tiempo. Esta situación se da porque en realidad es en los países desarrollados donde se producen la mayor parte de las emisiones de CO2, siendo por tanto más responsables en esta problemática. Un sector pionero en esto de las compensaciones es de las compaías aéreas, las cuales han propuesto un sistema voluntario para que los usuarios paguen un sobrecoste sobre el billete con el que financiar algún proyecto ecológico en países en desarrollo. Aunque esta iniciativa voluntaria supone de momento un volumen pequeño sobre el total establecido por los estados a nivel mundial, se ha constatado que la eficacia por euro gastado es mayor.

 

 

Los particulares, a título individual, también pueden colaborar con estos proyectos de reducción de emisiones, buscando por ejemplo en internet un proveedor o intermediario que desarrolle este tipo de proyectos ecológicos. Una dirección en este sentido es: www.carboncatalog.org. En estos casos es conviente asegurarse de la veracidad de los proyectos buscando una certificación, como es por ejemplo la muy reconocida "Glod Standard", que además de verificar in situ la veracidad del proyecto comprueba que es duradero, que beneficia a la población de la zona, que favorece la biodiversidad, que no estaba ya incluído en un proyecto del Gobierno local, y que las emisiones reducidas no se cuentan más de una vez. Entre algunas de las líneas de los proyectos de desenvolvimiento sostenible que se están financiando están:

 

• La sustitución de energías fósiles y contaminantes por energías renovables y limpias (eólica y solar, por ejemplo).

• La instalación de sistemas más eficientes en el consumo de energía: en la iluminación, en los electrodomésticos, en el transporte,...

• Los que capturan metano, molécula 20 veces peor que el CO2 en lo referente a efecto invernadero.

• Los que favorecen la preservación de los bosques y selvas vírgenes. Hay que considerar que un árbol adulto absorbe mucho más CO2 que uno joven.