LÍMITES DE UN PLANETA SANO: SOLUCIONES

Informe especial sobre sostenibilidad, publicado en

Investigación y Ciencia, junio de 2010

 

 

Una de las partes fundamentales de este informe es el artículo de FonathanFoley sobre los límites a tener en cuenta en el uso de los recursos para mantener sano a nuestro planeta, y a continuación se resumen  brevemente las propuestas de varios autores a algunos de los problemas más acuciantes.

En el gráfico se observa, contra lo que pudiera parecer de muchas de las informaciones más utilizadas comúnmente, que los dos problemas más urgentes del momento actual son: la extracción antrópica de la atmósfera de nitrógeno y la tasa de extinción que es  hoy día 10 veces mayor del límite máximo que admite el planeta para una sostenibilidad de la biodiversidad. Los demás factores, aunque se están acercando al límite máximo aún no lo sobrepasan aunque la situación de estrés es ya evidente, pudiendo citar entre otros:

 

• La concentración del CO2 atmosférico, que se relaciona con el cambio climático.

• La acidificación de los océanos.

• La contaminación por nitrógeno y fósforo, debidas al uso abusivo de fertilizantes, lo que provoca una contaminación hídrica generalizada por eutrofización, algo especialmente notable en ríos y lagos y mares litorales.

• El consumo de agua dulce.

Quedan aún por determinar por falta de datos precisos: La contaminación química y la cantidad de aerosoloes atmosféricos.

 

Qué consecuencias se derivarían si se llegaran a forzar los límites máximos citados en el gráfico anterior. La respuesta está en la tabla que sigue a continuación:

PROCESO AMBIENTAL

CONSECUENCIAS SI SE EXCEDE

POSIBLES SOLUCIONES

Pérdida de biodiversidad

Deterioro de ecosistemas terrestres y marinos

Frenar la deforestación y la ocupación del suelo.

Ciclo del nitrógeno

Expansión de las zonas muertas en augas dulces y marinas

Menor uso de fertilizantes, proceso de purines y utilización de vehículos híbridos

Ciclo del fósforo

Perturbación de las cadenas tróficas marinas

Aplicar menos fertilizantes, proceso de purines y mejora del procesado de las basuras.

Cambio climático

Fusión de los hielos polares y los glaciales; alteración de climas locales

Usar energías y combustibles debajo contenido en carbono; fijar precio a las emisiones de carbono

Uso del suelo

Degradación de ecosistemas; fuga de dióxido de carbono

Limitar la expansión urbana; aumentar la eficiencia en la agricultura y ganadería, pago por servicios ecológicos

Acidificación del océano

Muerte de mircroorganismos y corales, menor retención de carbono

Uso de energías e bajo contenido en carbono; reducir el lavado de los fertilizantes en los cultivos

Consumo de agua dulce

Degradación de ecosistemas acuáticos; disminución del uso de agua

Mejorar la eficiencia del riego; instalar sistemas de poco consumo hídrico

Destrucción del ozono en la estratosfera

Radiaciones lesivas para los seres vivos

Abandono total de lso hidroclorofluorocarburos; estudio de los efectos de los nuevos compuestos

 

 

SOLUCIONES

Debido a que los problemas no se encuentran aislados sino que en realidad tienen conexión unos con otros siendo a veces unos consecuencias de otros, la actuación ha de contemplarse también de forma global, sugiriéndose en este artículo unas líneas maestras que podrían concretarse en las tres siguientes:

§ Favorecer la transición del sistema energético actual a otro poco dependiente del carbono, con lo que se aliviarían los acuciantes problemas del cambio climático y la acidificación de los mares.

§ Reducir notablemente la deforestación y la degradación del suelo, especialmente en las zonas tropicales.

§ Favorecer las prácticas agrícolas revolucionarias, como es el uso más eficiente del agua dulce y de los fertilizantes y la utilización de nuevas variedades vegetales.

 

En un plano más concreto, a continuación se resumen algunas de las propuestas de solución más conocidas para cada uno de estos problemas.

· Pérdida de biodiversidade (por Bretchen C. Daily, profesora de ciencias ambientales de la Universidad de Stanford).

Los espacios dedicados a reservas naturales son claramente insuficientes por lo que en ellas sólo se protegen una muy pequeña parte de la biodiversidad de la vida terrestre. El reto futuro es tratar de que la conservación sea interesante en los dos sentidos, el económico y el cultural. No hay que olvidar que de momento dependemos de la naturaleza para muchas necesidades básicas como los alimenos, agua potable, estabilidad climática, pesca, madera y otras necesidades. Hoy día hay iniciativas como la del gobierno de Costa Rica que subvencionan a propietarios de tierras por los beneficios ecológicos que producen las selvas tropicales como son la retención de carbono, la producción de energía hidroeléctrica, y la conservación de la biodiversidad y del paisaje.

· El ciclo del nitrógeno ha sido gravemente a causa de los abonos sintéticos y, en algunas zonas, por la quema de combustibles fósiles, actividades ambas que producen diferentes óxidos de nitrógeno a la atmósfera. Algunas medidas a tomar podrían ser: evitar el lavado de los fertilizantes en los campos de maíz; utilizar cultivos complementarios en los meses de invierno como por ejemplo de avena o trigo, para ayudar a retener el nitrógeno del suelo, con el efecto añadido de retención de carbono; plantación de plantas perennes en lugar de maíz; obligar a las granjas a procesar sus propios residuos; evitar el cultivo de maíz, caña de azúcar o remolacha para la producción de etanol a usar como combustible, siendo preferible la producción de biocombustibles a partir de la cogeneración de calor y electricidad por combustión de herbáceas y árboles.

· Acerca del ciclo del fósforo, uno de elementos cuya demanda crece más en la actualidad, se deberían perseguir dos objetivos: la conservación del fósforo como recurso natural y la reducción de su pérdida por el lavado de fertilizantes, los cuales finalmente van a contaminar a los ecosistemas costeros.

· El cambio climático exige estrategias que políticas que minimicen los costes y mantengan el consenso durante años. Quizás los compromisos internacionales basados en los precios de emisión sean más eficaces que el mantenimiento de unos topes de emisión muy estricos e impracticables. Esta flexibilidad podría evitar el temor de los países pobres que no verían frenado su desarrollo por dichos topes.

· La pérdida de suelo podría mitigarse evitando el uso de las mejores tierras, la extracción de agua dulce y la expansión urbana, para lo que es necesario la adopción de prácticas agrícolas más eficientes y una planificación o zonificación de los diferentes usos del terreno. Hoy día, algunos países han logrado invertir el proceso de deforestación, tal y como han hecho algunos países en desarrollo como China, Vietnam y Costa Rica.

· La acidificación de las regiones costeras está causada básicamente por el lavado de los abonos y posterior arrastre por los ríos, provocando dicho exceso de nutrientes un excesivo crecimiento del fitoplancton, cuya muerte y descomposición produce finalmente liberación de CO2 a las aguas. Es necesario procesar los purines producidos en las actividades ganaderas y evitar las lluvias ácidas causadas por las industrias y centrales térmicas tradicionales. A nivel local, se puede intentar neutralizar la acidez con el aporte de carbonato cálcico o productos químicos semejantes, y proteger las poblaciones de moluscos y acuícolas más sensibles a este problema como son las larvas de ostras y almejas. En vistas a lo anterior podría ser interesante redistribuir los restos de la conchas de los lodos del fondo marino que se producen en grandes cantidades por las bateas u otros tipos de cultivos marinos, lo que además proporcionaría un sustrato más eficaz en la fijación de las larvas.

· Acerca del consumo de agua dulce se han introducido recientemente nuevos conceptos:

-         “Valor máximo de agua renovable”, o cantidad máxima de agua renovable de una cuenca.

-         “Valor máximo de agua no renovable”, o valor que indica el nivel de consumo superior a las tasas naturales de recarga ( este es el caso de los acuíferos fósiles de las Grandes Llanuras de Libia, India, China septentrional y en ciartas zonas del Valle Central de California).

-         “Valor máximo de agua ecológica”, punto en el que los posibles beneficios económicos de la extracción y consumo de agua en una cuenca quedan anulados o sobrepasados por los costes de la destrucción ecológica que provocan (ejemplos de esto son el mar de Aral, los Everglades de Florida, el valle de Sacramento y muchas cuencas hidrográficas de China).

· El protocolo de Montreal de 1987 consiguió reducir un 95% las emisiones de clorofluorocarbonados (CFC) y halones, perjudiciales para el ozono estratosférico que nos protege de la radiación ultravioleta proveniente del sol. La producción de estos compuestos ha cesado a partir del 1 de enero del presente año 2010 en los 195 países firmantes. Entre los posibles sustitutos de estas sustancias están los hidrofluorocarbonados (HFC), aunque temporalmente hasta el 2030 se usarán los hidroclorofluorocarbonados (HCFC). A pesar de este éxito, conviene:

-         Continuar observando la capa de ozono de la estratosfera para estudiar posibles cambios inesperados y comprobar que los países firmantes cumplen con lo tratado, incluyendo la cláusula de la supresión también de los HCFC en 2030.

-         Mantener activo el grupo de evaluación científica.

-         Mantener el grupo de aseosría técnica y económica.

No hay que olvidar que los compuestos HFC e incluso los HCFC  producen efecto invernadero, por lo que su demanda creciente podriá tener incidencia en el cambio climático.