LA HUELLA DE CARBONO

El Mundo, suplemento Natura, 10 de noviembre de 2007

               

        El CO2 es, al igual que las calorías, necesario para nuestra supervivencia, pero en exceso podría alterar el clima aumentando el efecto invernadero natural con el consiguiente indeseado calentamiento global de la atmósfera. Últimamente este problema se ha ido agrandando de tal manera que ha dado lugar al acuerdo de reducción de estas emisions de Kioto en 1998, que obliga a los diferentes países firmantes que son la gran mayoría de los industrializados y muchos de los de vías en desarrollo, sumando un total de 175, con la excepción de EEUU que se ha retirado bajo el mandato del actual presidente George Bush después de la firma de su predecesor Bill Clinton. En concreto, en España, aún se está lejos de los objetivos de Kioto, en donde se asignó a nuestro país una cuota de emisión de 8 toneladas de CO2 equivalente por persona y año, estando en el 2005 en las 20 toneladas y en proceso de aumenta en las emisiones al contrario de la tendencia de reducción que predomina en la media de la Unión Europea.

          El cambio climático es un fenómeno global pero que tiene su origen tanto en las grandes acciones contaminantes de las empresas como en las pequeñas de los consumidores. Conducir elcoche, comprar electrodomésticos, usar aparatos que gastan electricidad, etc., son todos ellos actos que generan una huella de carbono, es decir, que aportan algo en la subida de temperatura de la superficie del planeta. Actualmente está en boga este concepto, “huella de carbono”, el cual puede medirse de diferentes maneras, tal y como se puede leer en diferentes webs en la red com por ejemplo:

 www.mycarbonfootprint.eu

Es la calculadora de la “huella del carbono” que ofrece la página oficial de la Comisión Europea. Indica de forma detallada de los hábitos cotidianos que producen más emisiones de gases de efecto invernadero.

 www.carbonfootprint.com

Página en idioma inglés que, además de calcular la huella de carbono, ofrece consejos prácticos para la reducción de las emisiones en la vida diaria.

• www.safeclimate.net/calculator

Sitio que calcula la huella de carbono teniendo como criterios básicos el transporte y el consumo energético doméstico.

 http://www.usctcgateway.gov/tool/

Web en inglés en la que se puede convertir el CO2 en medidas más fáciles de entender, como los galones de gasolina o el consumo anual de luz.

• www.idae.es

Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía de España.

 

                                                                       

LA PRUEBA DEL CO2 PARA CALCULAR LAS EMISIONES INDIVIDUALES DE CARBONO POR AÑO presentada en este número de Natura del diario El Mundo utiliza en general parámetros facilitados por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDEA), y se concreta en los siguientes cálculos:

1.- Calentamos el clima cuando calentamos la casa.

Multiplicar los metros cúbicos de gas consumidos en un año por 0,0023. El resultado obtenido lo es en toneladas.

2.- La electricidad, un gasto creciente.

Multiplicar los kWh consumidos en un año por 0,00065. El resultado obtenido lo es en toneladas.

3.- En coche a todos lados.

Multiplicar la cantidad de gasolina consumida en un año, en litros, por 0,003. El resultado obtenido lo es en toneladas.

4.- Las vacaciones.

Multiplicar la cantidad de CO2 generada por sus vuelos en un año por 0,00011 toneladas por kilómetro. Para calcular las emisiones de los vuelos puede utilizarse la información que aparece en la web  www.carbonneutral.com/flightcalculator.asp

Es importante tener en cuenta las emisiones de los vuelos puesto que se prevé un fuerte aumento de este tipo de transporte en el futuro.

5.- El tren de vida.

En este último parámetro, se exponen los valores propuestos por el británico George Marshall:

-          Si adquiere las últimas novedades en tecnología o artículos de consumo en general y es adicto a la comida envasada: anótese tres toneladas de CO2.

-          Si le gusta consumir pero adquiere normalmente productos nuevos sólo cuando los necesita y si hace su compra en el supermercado, anote dos toneladas de CO2.

-          Si produce usted sus propios productos ecológicos, sólo compra productos locales para disminuír el gasto energético y emisiones del transporte, y si recicla o reutiliza todo los productos que puede, anótese sólo 600 Kg de CO2.

 

Finalmente sume todas las toneladas y Kg de CO2 y compare su total con la siguiente tabla:

• Entre una y tres toneladas: usted emite escaso CO2, equivalente al de un hermitaño o al de un habitante de un país muy poco desarrollado como Gabón.

• Entre 3 y 6 toneladas: está por debajo de la media de España.

• Entre 6 y 9 toneladas: está el objetivo español, según los acuerdos de Kioto.

• Entre 9 y 12 toneladas: está usted consumiendo en exceso, pero aún no sobrepasa la media de España actual.

• Entre 12 y 15 toneladas: está usted sobrepasando la media de España.

• Entre 18 y 21 toneladas: está usted en la media de un ciudadano de EEUU.

• Más de 21 toneladas: es usted un criminal del carbono.    

 

          Si se ha asustado de la cifra que ha resultado de sus emisiones individuales, una buena medida sería la decisión de cambiar las bombillas tradicionales de tungsteno por las fluorescentes de bajo comsumo, escogiendo, si puede ser, las de más duración (15.000 horas) con preferencia a las de menor duración (3.000 horas). Esto es una medida eficaz a la espera de la popularización de los futuros leds, que ya empiezan a observarse en algún aparato electrónico y e incluso en algún automóvil.

 

 

ALGUNAS SIGLAS Y ORGANIZACIONES EN RELACIÓN CON EL CAMBIO CLIMÁTICO

          A pesar de que del que más se hablar es del CO2, existen otros gases de efecto invernadero (GEI), entre ellos el vapor de agua que, pese a ser uno de los más potentes, normalmente no se tiene en cuenta a la hora de hacer cálculos globales sobre el tema. En el protocolo de Kioto se recogieron los gases de efecto invernadero siguientes: el dióxido de carbono (CO2) el metano (CH4) que es 23 veces más potente molécula a molécula que el CO2; elóxido nitroso (N2O); los perfluorocarbonos (PFC); los hidrofluorocarbonos (HFC); y el hexafluoruro de sulfuro (SF6), que calienta unas 22.200 veces más que el CO2 molécula a molécula. Así, el dióxido de carbono en realidad es el menos potente si consideramos una sola molécula, pero es, con diferencia, el más abundante, por lo que representa el principal problema.

 

          El día 17 de noviembre se el IPCC acaba de publicar el tercer informe sobre el cambio climático elaborado por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), después de los otros dos ya emitidos a lo largo del presente año. Estas siglas designan al comité de expertos creado conjuntamente por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) en 1988.

 

         El Protocolo de Kioto es un tratado internacional que nación en 1997 de la Convención Marco para el Cambio Climático de las Naciones Unidas. Es de carácter vinculante para los países firmantes obligándose éstos a reducir sus emisiones de efecto invernadero para el período 2008-2012 con respecto al año 1990.

 

          Como un ejemplo de las consecuencias que podría ocasionar dicho calentamiento global tenemos una proyección de aumento de temperaturas para el año 2050 respecto a los niveles medios del período 1971-2000, realizada por la agencia atmosférica de EEUU.

 

NASA EARTH OBSERVTORY

 

          A continuacion se presenta el ya clásico gráfico que en su momento popularizó el exvicepresidente de EEUU Al Gore en el que se destaca la gran correlación que existe en los últimos tiempos entre el aumento vertiginoso de las emisiones de CO2 a la atmósfera y el aumento de la temperatura de ésta. Las mediciones prevén que se llegará al punto crítico en 50 años.

 

Gráfico de la correlación entre las emisiones de carbono a la atmósfera y el aumento de la temperatura de ésta (parte 1ª)

 

Gráfico de la correlación entre las emisiones de carbono a la atmósfera y el aumento de la temperatura de ésta (parte 2ª)