ALTERNATIVAS AL FORZAMIENTO CLIMÁTICO DE ORIGEN ANTRÓPICO

El forzamiento climático antropoceno, algunas anternativas de actuación,

Felipe Macías, en la revista Boletín das Ciencias de ENCIGA, nº 65, páxs. 17-38.

               

        En este estupendo artículo, el prestigioso Catedrático de Edafología de la Universidad de Santiago de Compostela hace una interesante revisión de la problemática del calentamiento global provocado por los gases de efecto invernadero, y especialmente al incremento de estos gases en los últimos años a causa de las actividades humanas. Este investigador hace un repaso a toda la problemática del incremento del efecto invernadero causado por el aumento de los gases atmosféricos que actúan en este sentido observado en los últimos decenios, tal y como se deduce de la gráfica de Charles Keeling, quien inición las medidas del CO2 en la atmósfera desde 1957 en la cima del volcán Mauna Loa. Empieza haciendo una importante reflexión: la gran capacidad de almacenamiento o de sumidero de carbono que tienen los materiales geológicos, los océanos, los suelos y la biomasa frente al compartimento atmosférico, a pesar de los cambios de uso del suelo producidos en el siglo XX.

 

Capacidad aproximada de los diferentes resorvorios de carbono terrestre en 109t de carbono, según Lal et al. (2001).

Esta referencia es: “Soil Carbon Sequestration and the Greenhouse Effect”, en SSSA Special Publication nº 57.

 

Los flujos y sumideros del carbono entre los diferentes compartimentos de la tabla anterior se representan en el siguiente gráfico:

Ciclo glogal del carbono (flujos y sumideros) en GtC = 109tC.

 

     Continúa el artículo con dos importantes conclusiones generales:

 

     1ª) Los cambios climáticos son la norma en el comportamiento de la Tierra. Aunque parece que los período fríos están relacionados con la cantidad de energía radiante que recibimos la meteorización es el principal proceso controlador de las variaciones climáticas naturales en períodos largos.

     Así, no está claro cuál de los dos parámetros, CO2 atmosférico y temperatura, es el desencadenante del calentamiento global ascendente que padecemos hoy. Así, en el caso de un aumento de la temperatura parece evidente que se incrementarán los gases de efecto invernadero en la atmósfera, y en el caso del descenso de la temperatura debe suponer lo contrario. Sin embargo, cuando el que aumenta es el CO2 no parece ser tan sencillo todo, puesto que este gas origina un efecto de fertilización de la biomasa, con el consiguiente incremento de C biomasa y C edáfico, y un descenso del pH del agua de lluvia y ambos procesos provocan una mayor alterabilidad de los suelos, lo que conduce a una mayor acumulación de C en forma de carbonatos sedimentarios que pueden sufrir subsidencia hacia la astenosfera o el manto, es decir, irse a sumideros de C equilibrándose así el sistema; esta suposición se apoya en el conocimiento de que en períodos de grandes emisiones basálticas se ha producido mucha alterabilidad y también secuestro de C con el consiguiente enfriamiento de la atmósfera. Por esto, se ha concluído por bastante científicos que las experiencias del pasado geológico inducen a pensar que la concentración de CO2, al menos a largo plazo, está controlada por la meteorización y no por los cambios en la radiación recibida por el planeta; dicho de otra manera, los desequilibrios puntuales en los gases de la atmosfera producidos por el incremento de la temperatura son corregidos a largo plazo por el sistema amortiguador de la meteorización que es quien a la postre controla la temperatura terrestre mediante el equilibrio biogeoquímico. Este equilibrio biogeoquímico ha sido definido por Schlesinger en 1997 con la reacción:

Pirita + carbonatos  =  yeso + materia orgánica

 

Bice, D. (2007): “The global Carbon cycle”, en http:/www.carleton.edu/departments/geol/DaveSTELLA/entrance.htm

 

     2ª) Los cambios climáticos previsibles actualmente no son mayores que los que se han producido en época pasadas sin la presencia humana. Lo que sorprende es la rapidez del proceso de acumulación atmosférica de gases de efecto invernadero y, sobre todo, que es la primera vez que una especie ha producido un forzamiento climáticoy está sometido a sus consecuencias.

     Según dice Felipe Macías, según el Principio de Precaución, el hombre deberá consierar actuaciones de “adaptación” y de “mitigación” a los cambios previsibles.

     Después de todo lo anterior, las posibles actuaciones de mitigación y adaptación al forzamiento climático antropoceno podrían ser ésta:

1.- Actuaciones sobre las fuentes de emisión de gases de efecto invernadero, reduciendo o al menos ralentizando las emisiones.

2.- Actuaciones sobre los sumideros, reconociendo y potenciando el papel tan importante en el secuestro de C que realizan los bosques y los suelos. Entre las actuaciones figurarían la reforestación y los planes de conservación y regeneración de suelos.

3.- Otras medidas complementarias sobre los sumideros, tales como:

     a) Incremento de la fijación en la biomasa mediante aumento de las zonas húmedas y de sistemas eutrofizados controlados; cultivos forzados de plantas superiores y algas fertilizándolos con CO2; aumento de la producción de biomasa mediante el incremento del cultivo de plantas C4 de mayor eficiencia fotosintética; incremento de la superficie de cultivos forestales fertilizados; y todo ello complementado por una estabilización posterior en los suelos.

     b) Fijación de C en el medio acuático mediante disolución del CO2 industrial en capas de agua profundas y frías.

     c) Secuestrar C en formaciones carbonatadas biogénicas (moluscos, algas calcáreas, corales,…), como por ejemplo los cultivos de mejillón y berberecho a gran escala.

     d) Fijación de C en el medio terrestre mediante mediante la conversión del CO2 en CaCO2 gracias a la catálisis realizadas por algas fijadoras o por reacción en medio alcalino.

     e) Almacenar CO2 en sistemas geológicos confinados como pozos petrolíferos o de gas expltoados, depósitos salinos, etc.

 

     Todas estas medidas deberían estudiarse y utilizarse si se demuestran posibles tecnológica, ambiental y económicamente.