CENTRALES NUCLEARES: RESURGIMIENTO EN EEUU

Centrales nucleares: resurgimiento en EEUU

Fuente: El mundo, 10 de junio de 2001.

 

     El encarecimiento del petróleo y gas y la escasez de electricidad cada vez más evidente en California y otras zonas de EEUU a causa del aumento de la demanda han reabierto el debate sobre un nuevo impulso a las centrales nucleares. Asimismo, también se prevé que la UE en 20 años tendrá que importar el 70% de la energía que consuma. Estos datos se acompañan además de las supuestas mejoras que la administración actual norteamericana maneja para este resurgimiento de la energía nuclear: nuevos reactores de baja capacidad, lo que permitirá reducir costes y riesgos; y la solución momentánea al problema de los residuos en el almacén geológico de Yucca Mountain en el estado de Nevada. Por otro lado, hay voces de responsables políticos que apoyan esta medida aduciendo que la nuclear es una fuente relativamente limpia desde el punto de vista del cambio climático, lo que ayudaría a cumplir el acuerdo sobre este último problema de Kyoto.

     Sin embargo, otras opiniones achacan los promblemas de deficiencia de energía en EEUU a una mala planificación en la concesión de nuevos permisos y al deficiente apoyo dado a la investigación de nuevas fuentes energéticas (aquí es preciso citar las por el momento frustadas que había suscitado la energía de fusión hace unos años aunque se mantienen proyectos de este tipo en diversas partes del mundo). Así, en general en los países desarrollados, excepto en Japón que es un país tremendamente deficitario en energía y a la vez un gran consumidor, la opción de nuevas centrales nucleares no se considera una opción ventajosa y se apuesta por energías de ciclo combinado (centrales térmicas que queman gas, de escaso poder contaminante pero con un coste del gas cada vez mayor).

     España, junto con Alemania e Italia, es uno de los países europeos más reticentes a este tipo de energía, especialmente desde la moratoria nuclear decretada por el anterior gobierno socialista en 1983, a raíz de la cual se paralizaron las centrales de Lemóniz, Trillo II, y Valdecaballeros I y II. Sin embargo, permanecen en activo las anteriores a esta medida nueve centrales con una potencia eléctrica instalada total de 7.512 Mw. Nuestras centrales tienen una vida promedio de 17 años, de un período calculado de operatividad de unos 40 años.

     En el fichero adjunto se aportan datos sobre los reactores nucleares en España y en el mundo.