COLTÁN, UN MINERAL ESTRATÉGICO

El País, 26 de septiembre de 2007

 

     Coltán es una palabra originada de la contracción de otras dos que denominan a sendos minerales, la columbita, óxido de niobio con hierro y magnaneso (Fe, Mn), NB2O6, y la tantalita, óxido de tántalo con hierro y manganeso (Fe, Mn), Ta2O6. Estos dos óxidos forman una solución sólida de color metálico apagado, muy escasa en la naturaleza. El coltán es imprescindible para el avance de las nuevas tecnologías tales como: telefonía móvil, chips de videojuegos, armas inteligentes, implantes médicos, industria aeroespacial, levitación magnética, etc. Todo ello se debe a sus propiedades especiales: superconductividad, carácer refractario (es decir, capaz de soportar temperaturas muy elevadas), capacitor (almacena carga eléctrica temporalmente y la libera cuando se necesita), elevada resistencia a la corrosión y a la alteración.

     En sus yacimientos se encuentra asociado a granitos alcalinos y rocas relacionadas como pegmatitas, micas, feldespatos, turmalina, casiterita, berilo y wolframita, entre otros. Entre sus productores se encuentran Australia, Brasil, Canadá y varios países africanos como Ruanda, Etiopía y, especialmente, la República Popular del Congo, siendo precisamente este último país el que tiene el 80% de las reservas mundiales. Sin embargo, en muchos casos se extrae de depósitos de alteración y aluviales de tipo placer (foto extraída de la web de la Red Temática de las Ciencias de la Tierra de España: http://tierra.rediris.es/), originados por procesos erosivos, a modo semejantes de los métodos tradicionales de extracción de oro.

     La explotación en África de este mineral, más valioso que el oro, está ligado a imnumerables problemas que se pueden concretar en los siguientes:

En la actualidad a conflictos bélicos, especialmente a la invasión de la República Democrática del Congo por las milicias de Ruanday por Uganda, guerra que ya ha causado más de dos millones de muertos.

Además, las condiciones de los trabajadores en los yacimientos de este mineral se pueen clasificar como de semiesclavitud, por los bajos sueldos y escasas condiciones de higiene y alimentación.

Desastres medioambientales en la fauna local afectando a especies protegidas como los gorilas y elefantes.

Un reciente problema observado es la radiación emanda de muchos yacimientos y que empieza a afectar a la población local, puesto que el coltán está relacionado en paragénesis con elementos como el uranio, el torio y el radio, entre otros elementos radiactivos, llegando en algunos casos a una exposición anual de 18 mSv.

 

El mSv (miliSievert) es una unidad que mide la dosis de radiación natural y podría definirse como “La dosis recibida por una persona que viviera 42 días a 4.700 metros de altura en el Himalaya, a causa de los rayos cósmicos”. Los límites de dosis que actualmente se recogen en la legislación española (Real Decreto 53/1992) son de 50 milisievert por año.

 

     Actualmente se está tratando desde las Naciones Unidas y otros organismos como el International Alert y el The Pole Institute de que se diversifiquen las fuentes de extracción de este mineral y de que, además, se hagan estudios rigurosos sobre los controles necesarios en los proceso de su extracción y manipulación.