Llegan las presas de circuito cerrado de agua

Medio Ambiente tiene la intención de instalar 3.000 megavatios con varias de estas centrales.

El País, 12 de marzo de 2008

          Cuando finalice el plan de plantas desaladoras (Programa AGUA), alternativa opción al trasvase del Ebro, los 1.000 Hm3 de agua que se producirán por este medio precisarán de un aporte extra de energía eléctrica equivalente a 2.868 gigavatios/hora, es decir, la novena parte de la producción hidroeléctrica española. Estas centrales nuevas se sumarán a otras del mismo tipo, estando repartidas en cinco cuentras de la península (ver mapa. Fuente: Red Eléctrica Española, Endesa, Unión Fenosa, Iberdrola, Unesa y El País).

          El fundamento de este nuevo tipo de centrales hidroeléctricas llamadas “reversibles” consiste en turbinar cuando se necesita más electricidad el agua almacenado en grandes balsas por la noche en momentos de menos demanda en vez de gastar más cantidad de gas o carbón en las centrales térmicas. Además, son un método eficaz de almacenar energía presentan una disponibilidad constante para cubrir los fuertes tirones de demanda en días claves del año, siriviendo de un complemento interesante a la energía eólica cuando el viento no es suficientel para abastecer al mercado. Otra gran ventaja de estas centrales es el aprovechamiento del agua, la cual se recicla, evitando así el problema del gasto de este recurso cada vez más escaso. A pesar de estas ventjas, estas centrales tienen también sus detractores, cuando su ubicación afecta a algún espacio natural protegido o puede ser causa de una fuerte erosión y degradación del medio.

 

Funcionamiento básico de una central hidroeléctrica reversible.