EL AGUA EMBOTELLADA, UN NEGOCIO CRECIENTE                                   

El País, 22 de agosto de 2008

          Algunos de los empresarios del petróleo empiezan a invertir en el subsuelo, pero ahora en busca del preciado líquido, el agua. Éste es el caso del estadounidense multimillonario Thomas Boone Pickens. El hecho es que en una década se ha duplicado el consumo de agua embotellada en todo el mundo. El precio del petróleo y el del agua está cada vez más igualado, llegando en algunas zonas del mundo, precisamente donde más escasea, a cotizarse más esta última. Por países, los que más consumen son los diez siguientes: EEUU, Méjico, China, Brasil, Italia, Alemania, Indonesia, Francia, Thaliandia y España. El consumo en España ha crecido de forma sostenida en los últimos años, tal y como se puede observar en el gráfico de abajo. Al exceso de consumo del propio líquido, se suma el grave problema del plástico del envase que supone millones de barriles de crudo para su producción y transporte. Un ejemplo son los 100 millones de barriles (el total que importa España en dos meses) que supone producir el plástico de las botellas que se consumieron en todo el mundo en el año 2006. Además, al tratarse de un plático tipo PET (tereftalato de polietileno), su reciclaje es más complicado, siendo sólo de un 14% en EEUU; la dificultad de su reciclaje radica en que después de varios ciclos de uso, este polímero sintético pierde sus propiedades físicas y químicas originales (historia térmica). El problema del gasto de petróleo en su podrucción se agranda cuando se considera también su transporte, especialmente en el caso de gustos refinados como es el del agua extraída en las islas Fiji, y que se aprecia especialmente por estar situada debajo de una espesa selva y a cientos de kilómetros de cualquier continente.

         Para solventar algunas de estas críticas, se han intentando diferentes estrategias, como son la de aligerar el peso de las botellas hasta en un 43%, el gravamen de las botellas de agua como ocurre en Chicago, o como la iniciativa en San Sebastián de incentivar el consumo de agua del grifo mejorando su calidad, aunque esto último tiene el rechazo de los hosteleros que ven mermados sus ingresos. Por tanto, en el tema del agua embotellado se enfrentan diferentes intereses, pero en cualquier caso su consumo siguen en aumento de forma acelerada. Los países líderes en el consumo per capita de agua envasada son por este orden y con las cifras de litros por persona y años entre paréntesis: Emiratos Árabes Unidos (260,68), Méjico (205,6), Italia (202,5), Bélgica-Luxemburgo (150,1), Francia (136), Alemania (126,54), España (120,5), Líbano (111,34), EEUU (111,34), Hungría (108,3).

 

 

Evolución del consumo de agua embotellada en España en los útlimos 9 años /Fuente: Aneabe, Beverage Marketing Corp.