COMPRA Y ALQUILER DE TIERRAS PARA RESERVA DE COMIDA           

El País, 10 de diciembre de 2008

          Este fenómeno reciente, que las ONG llaman “the last land grab”, supone un tipo de colonización basado en la apropiación de tierras de países pobres para ser utilizadas por largo tiempo por países con abundancia de capital pero deficinetes en superficie cultivable para producir la comida suficiente para sus ciudadanos en la actualidad o en el futuro.

         Entre los países que están haciendo estas inversiones existe un nexo de unión: todos ellos experimentan simultáneamente un fuerte crecimiento económico y un elevado crecimiento demográfico por un lado y falta de superficie agrícola o de agua por otro. Entre los los más significativos están China, India, Japón, Malasia, Corea del Sur, Egipto, Libia y la gran mayoría de los países del golfo Pérsico. En algunos países, como Perú, esta situación creando ya graves conflictos sociales. Para el director general de la FAO, JacquesDiouf, estas operaciones comerciales de compra o de alquiler son de corte neocolonial, perjudicando más a los pequeños agricultores autóctonos y al medio ambiente por el uso extensivo de pesticidas, herbicidas y abonos, así como por el hecho de roturar grandes extensiones agrícolas nuevas restando superficie a los bosques y ecosistemas originales. Uno de los casos más conocidos es el proyecto de la empresa surcoreana Daewoo Logistics Corporation de alquilar durante 100 años la mitad de la tierra cultivable de la isla de Madagascar, donde más del 70% de la población vive bajo el umbral de la pobreza; el impacto en esta zona árida pero muy rica en especies animales y flora será irreparable, además también de expulsar de ese territorio a una tribu autóctona nomada de ganaderos, los Sakalava, sin compensación suficiente.

 

Fuente Grain.org/EL PAÏS