LA PERIDOTITA, UNA ROCA QUE ABSORBE CO2 DE LA ATMÓSFERA

Los dos gráficos de este informe han sido tomados de este número de la revista.

 

En este artículo se informa de dos noticias aparecidas en el diario El País en relación con la absorción de CO2 atmosférico para convertirlo en roca caliza o mármol.

LA PERIDOTITA COMO UN MÉTODO DE ABSORCIÓN DE CO2

El País, 24 de noviembre de 2008

 

Esta roca es mayoritaria en el manto terrestre, encontrándose por tanto de forma abundante a partir de los 20 Km de profundidad. Sin embargo, este problema no existe en algunos puntos de la corteza terrestre, puesto que en ciertas zonas el manto ha aflorado gracias a movimientos tectónicos, como es el caso del desierto de Omán, Papúa Nueva Guinea, Nueva Caledonia, costas de Grecia y antigua Yugoslavia. Este afloramiento se da también en cinco complejos de rocas básicas presentes en el noroeste de la península Ibérica, tres de ellos en Galicia. Peter Kelemen y Juerg Matter, de la Universidad de Columbia en Nueva York, según datos de trabajos clásicos de campo, revelan que la reacción de la peridotita con el CO2 se da permanentemente en el subsuelo del desierto de Omán, sugiriendo que se podría taladrar unos agujeros por los que inyectar el CO2 producido en las numerosas plantas de extracción y manipulación de gas natural de este país para así acelerar el proceso que ya se da de forma natural en dicha zona. Esta técnica en principio parece sólo rentable a nivel local, es decir, cuando se habla de transportal el CO2 hasta las masas de peridotita cercanas, como podría hacerse en Europa en las cercanías de los Balcanes.

 

Observando la dificultade de la escasez de peridotita en muchas zonas del planeta, se está estudiando la posibilidad de inyectar grandes cantidades de agua de mar en la que va disuelto el CO2 a la franja de peridotita que se sitúa inferior a la corteza, lo que ahorraría el transporte de la roca y tambén del propio gas anhídrido carbónico (CO2). La energía necesaria para el proceso de transformación de este gas en rocas calizas sería la geotérmica por lo que no supondría un gasto energético. Así, aunque de momento esta técnica es una posibilidad, se perfila como una solución importante al problema del exceso de CO2 en la atmósfera que se correlaciona con el aumento del efecto invernadero.

Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences of The United States of America. /HEBER LONGÁS/EL PAÍS

 

LA PERIDOTITA DE CABO ORTEGA, SUMIDERO DE CO2

El País, 30 de marzo de 2009

 

El proceso de transformación del CO2 de forma eficaz sólo se ve posible de momento a nivel local inyectando el propio gas de efecto invernadero en el subsuelo de peridotita cercano a las plantas de prooducción energéticas, lo que hace necesaria la conjunción de los tres factores: industrias energéticas donde se produce en grandes cantidades de CO2, masas de peridotita accesibles y energía abundante para el proceso (véase el gráfico y noticia anterior). Esto no se da fácilmente, así por ejemplo, en Galicia existen una considerable cantidad de peridotita en Cabo Ortegan, aunque no en exceso, mientras que la energía geotérmica necesaria existe fundamentalmente en las comarcas de Ourense y Verín, y las industrias productoras del CO2 están mayoritariamente en Vigo y Coruña. El director del Instituto Geológico de Galicia sugiere que más que invertir en intentatr conjuntar los tres factores, sería menos gravoso el reducir las emisiones de CO2 respetando el medio ambiente con medidas imporantes como por ejemplo, evitar la construcción masiva en los 500 metros de franja litoral, o como el apostar por métodos de tratamiento de los residuos distintos a la incineración del tipo de la de Sogama. Asimismo, este geólogo critica la no utilización como recurso energético la geotermia potencialmente importante existente en Ourense y Verín. Finalmente, critica la positilidad de utilizar la peridotita del Cabo Ortegal, punto de interés natural protegido, aduciendo que el espesor de esta roca en Cabo Ortegal no es muy grande y de que en esa zona no hay energía geotérmica, energía que parece necesaria para que el proceso sea rentable; sugiere que en vez de peridotita podría utilizarse basalto, que es mucho más abundante en la corteza oceánica de todos los mares del mundo.

Cabo Ortegal, en la costa norte de la provincia de A Coruña