EL CEREBRO DE EMBRIÓN DE RANA PARACE ESTAR RELACIONADO CON LA RESPUESTA DE LOS MACRÓFAGOS A UNA INFECCIÓN

The Scientist, 18 de febrero de 2020

 

 

    Sin un cerebro, el sistema inmunitario del embrión de rana no recibe las señales que necesita para movilizar a los macrófagos y combatir las infecciones. Ello se demuestra al comprobar que los embriones de rana en desarrollo sin cerebro mueren de infecciones por E. coli a tasas más altas que los embriones con cerebro.  Los autores de este estudio publicaron su brabajo el 5 de febrero de este año en npj Regenerative Medicine de Nature.

     El cerebro parece enviar señales al sistema inmune naciente del embrión, lo que hace que los macrófagos se muevan al sitio de una infección. "Nuestros resultados demuestran las profundas interconexiones dentro del eje bacteria-cerebro-cuerpo: el cerebro temprano puede 'sentir' las bacterias patógenas y elaborar una respuesta dirigida a luchar contra las consecuencias celulares y moleculares de la infección", dice el coautor Celia Herrera-Rincón de la Universidad de Tufts en el comunicado.

C. Herrera-Rincon et al., “An in vivo brain-bacteria interface: the developing brain as a key regulator of innate immunity,” npj Regenerative Medicinedoi:10.1038/s41536-020-0087-2, 2020.


Una cabeza de embrión de rana muestra un cerebro y retina en desarrollo normal en el ojo derecho (verde neón) y nervios craneales (rosa).