EL GEN TRANSACTIVADOR CIITA del MHC  INDUCE UNA VIA ANTIVIRAL ANTIGUA

TheScientist,1 de diciembre de 2020

Rachael Moeller Gorman

 

    Se acaba de descubrir que algunos genes inmunes protegen las células del virus del Ébola y el SARS-CoV-2
Una nueva vía involucrada en el sistema inmunológico adaptativo, vía que podría representar un sistema más antiguo en la protección de las células de los virus invasores. El trabajo se ha publicado en Science (ver referencia abajo).

     En los experimentos del ébola, Lacy-Hulbert, Bruchez y sus colegas encontraron que ciertos transposones, además de eliminar algunos genes, podían activar otros. Agregando transposones a frascos de células humanas, e introduciendo posteriormente virus diseñados para expresar una glicoproteína del Ébola, el equipo descubrió dos genes que eran cruciales para la supervivencia de las células: NPC1 y CIITA. El primero codifica el receptor al que se une el virus del Ébola, pero CIITA codifica un factor de transcripción que regula los genes del complejo principal de histocompatibilidad (MHC), es decir, codifica las proteínas de la superficie celular que presentan sustancias extrañas a las células inmunitarias adaptativas. Esto resulto muy extraño puesto que los cultivos experimento carecían de células inmunes adaptativas (como las células T), lo que sugiere que se estaba produciendo un tipo de defensa más primitivo.

     Para averiguar qué era, el equipo eliminó cada uno de los genes que CIITA regula hasta encontrar uno, el CD74 (que codifica parte del MHC), que era clave para la supervivencia celular. Este gen codifica la proteíana p41 que, psegún pudieron comprobar con microscopía electrónica,  es capaz de atrapar dentro de los endosomas la proteasas llamadas catepsinas, proteasa que de otra manera serían capaces de facilitar la entrada del virus en las células.
     Posteriormente, el mismo equipo investigador comprobó que la proteína p41 también inhibía la entrada de SARS-CoV-2 en las células. Lacy-Hulbert sugiere que esta vía podría desencadenar una amplia resistencia a los virus y que esta “podría haber sido la función original de CIITA y CD74. A lo largo de la evolución , parece probable que esa actividad se incorporaramás tarde  al sistema inmunológico adaptativo.

 

l factor de transcripción CIITA en células humanas cultivadas activa un gen llamado CD74, que produce la proteína p41, que se une a las proteasas de catepsina en el endosoma (izquierda). Cuando las células se exponen a un virus que imita el ébola, las catepsinas unidas a p41 no pueden escindir la glicoproteína del virus, impidiendo que se fusione con la membrana y, por lo tanto, la atrape dentro del endosoma. Más tarde, es probable que el virus llegue a los lisosomas y se destruya (no se muestra en la imagen)./TheScientist.

 

Referencia

Anna Bruchez et al.: MHC class II transactivator CIITA induces cell resistance to Ebola virus and SARS-like coronaviruses. Science  09 Oct 2020: Vol. 370, Issue 6513, pp. 241-247. DOI: 10.1126/science.abb3753