DOS ESPAÑOLES LIDERAN UN IMPORTANTE ESTUDIO CONTRA EL ENVEJECIMIENTO

Libertad Digital , 04 de agosto de 2020

 

Foto: Salk y Clínica Cemtro

 

     Un equipo Internacional de investigadores, liderado a tres bandas por el doctor Pedro Guillén (Clínica Cemtro), el doctor Juan Carlos Izpisúa-Belmonte (Laboratorio de expresión génica del Instituto Salk de California) y el doctor Guang-Hui Liu (Academia de las Ciencias chinas), ha descubierto una nueva estrategia terapéutica para mejorar el rejuvenecimiento de los tejidos, la calidad de las células madre y fortalecer la protección frente al envejecimiento.

El trabajo de investigación fue publicado el 31 de julio de 2020 por la prestigiosa revista científica Cell Research, lo que supone para los doctores Guillén (Archena, Murcia) e Izpisúa (Hellín, Albacete) conseguir la triple corona en este campo, en sólo un año. En julio de 2019 fue Nature la que publicó su hallazgo de una proteína que retrasa el envejecimiento celular y, tan solo unos meses después, la revista Protein and Cell se hizo eco de su descubrimiento sobre la posible reversión de la artrosis gracias a la combinación de dos medicamentos.

     La actual pandemia del coronavirus parece haber provocado un cambio de mentalidad a nivel mundial y, poco a poco, se empieza a valorar en su justa medida la importancia de la investigación científica, salvo en España, por desgracia. El doctor Guillén explica al jornal Libertad Digital las bases principales de esta investigación:

- Las posibilidades terapéuticas de este estudio se basan en que, ya que al modificar la expresión del Gen CLOCK, se puede revertir la senescencia celular y tratar los trastornos relacionados con el envejecimiento, como es el caso del desgate de cartilago articular o artrosis". La razón de esto es que con el envejecimiento las células del cartílago, los condricitos, sufren cambios disminuyeno los niveles de expresión del gen CLOCK. Los investigadores provocaron una inversión de este descenso y, como resultado, se activaronlos genes de la formación de cartílago al tiempo que disminuyó la respuesta inflamatoria. El doctor añadió que, aunque es pronto, este descubrimiento podría suponer restaurar la función articular dañada, facilitar la regeneración del cartílago y aliviar la artrosis, enfermedad más prevalente en el ser humano a partir de los 50 años.