RECALIBRACIÓN DE LA DATACIÓN POR RADIOCARBONO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO EN BASE A NUEVOS DATOS MUESTRAS GEOLÓGICAS Y DENDROCRONOLÓGICAS

Nature, 20 de mayo de 2020

Nicola Jones

 

Ver imagen en el enlace de arriba Nature, 20 de mayo de 2020

 

Los anillos de árboleos, además de datos sedimentológicos  nuevos, se están usando para para recalibrar el proceso de datación por carbono. (Philippe Clement / Arterra / Universal Images Group / Getty)

La datación por radiocarbono, una herramienta clave utilizada para determinar la edad de las muestras prehistóricas, está a punto de recibir una actualización importante. Por primera vez en siete años, la técnica se recalibrará utilizando una gran cantidad de datos nuevos de todo el mundo. El resultado podría tener implicaciones para las edades estimadas de muchos hallazgos, como los fósiles humanos modernos más antiguos de Siberia, que según las últimas calibraciones son 1.000 años más jóvenes de lo que se pensaba.

El trabajo utiliza miles de puntos de datos de anillos de árboles, sedimentos de lagos y océanos, corales y estalagmitas, entre otras características, y abarca el tiempo datado con para el radiocarbono de hasta  55.000 años, 5.000 años más que la última actualización de calibración en 2013.

Una nueva curva de calibración "es de importancia clave" para comprender la prehistoria, según dicen los arqueólogos.
Desde la década de 1960, los investigadores han realizado esta recalibración principalmente con árboles, contando los anillos anuales para obtener las fechas del calendario y haciendo coincidir aquellos con fechas de radiocarbono medidas. Para ello el árbol individual más antiguo empleado ha sido el famoso pino de bristlecone de California, con una edad de aproximadamente 5.000 años. En algunos casos el registro realizado con árboles ha retrasado a 13.910 años atrás.
Desde 1998 se han realizado cuatro calibraciones oficiales "IntCal", agregando datos de lagos laminados y sedimentos marinos, estalagmitas de cuevas y corales (que pueden ser datados por radiocarbono y evaluados de forma independiente utilizando técnicas como la datación radiactiva de torio / uranio).

Como ejemplo, la recalibración "IntCal20" revisa la fecha de un hueso de la mandíbula del Homo sapiens encontrado en Rumania llamado Oase 1, podría hacerlo cientos de años más viejo de lo que se pensaba anteriormente.. Por otro lado, el fósil más antiguo de H. sapiens encontrado en Eurasia, Ust’-Ishim, desenterrado en Siberia, es casi 1.000 años más joven según las nuevas curvas de conversión.  Un caso también importante, es el cambio de la fecha más temprana que podemos colocar en humanos modernos en el centro de Siberia.

A pesar de todo, además de las fuentes de error en tlas mediciones de la calibración por radiocarbono, hay que tener en cuenta también otros errores procedentes de la contaminación y degradación con el tiempo para huesos muy viejos.
 

Referencia