PINOS AUTÓCTONOS O NATURALIZADOS EN GALICIA

 

 

u Uno de ellos es el pino negro o pino ródeno (Gallego: Piñeiro bravo, piñeiro do país) (Pinus pinaster = Pinus maritimus). Las hojas, llamadas agujas o acículas, son gruesas y rígidas, y están unidas de dos en dos (geminadas). Su sección transversal tiene una forma semicircular. Miden de 20 a 27 centímetros de largo, son persistentes, de color verde oscuro y brillante. La base de las acículas gemelas está rodeada por una vaina. Se vuelven salvajes muriendo, luego caen. Los conos femeninos se llaman piñas y se forman en el área de la corona superior de las ramas, siendo casi sésiles y de 10 a 18 centímetros de largo. Mientras permanezca en el árbol, este piña es oblonga, brillante y rojiza, y luego marrón rojizo. Este pino llegó a Galicia en el siglo XVIII desde Portugal, pero ahora ocupa más del 25% del territorio. Se utiliza para madera de embalaje, la industria de la celulosa y la extracción de resina. Las piñas se usaban tradicionalmente para encender el fuego. Está bastante extendido por toda la costa gallega, siendo un buen testimonio de masas de esta especie el bosque protegido del Parque Natural de Corrubedo.

Grupo de ejemplares de pino negro cerca de la laguna de Vixán en el parque natural  de Corrubedo

 

Bosque de pino negro en el parque natural de Corrubedo

 

u Otra especie es el pino silvestre o pino albar (Gallego: Piñeiro silvestre) (Pinus sylvestris). Su talla es parecida al anterior. Su corteza es oscura en la parte baja del tronco,y marrón rojiza en la parte alta. Sus acículas, con 3-7 cm, son mucho más pequeñas, al igual que sus piñas que alcanzan raramente una talla de 6x5 cm. Las acículas, agrupadas de dos en dos, son bastante espesas y de color verde azulado a verde grisáceo, dando al árbol una apariencia grisácea. Esta especie de pino era muy abundante en Galicia hace 10.000 años,coincidiendo con la última glaciación, pero hoy en día se reduce a alturas superiores a los 1000 m de altitud.

Fuente de procedencia de la foto: clic

 

u La tercera especie de pino presente en Galicia es el pino piñonero o pino manso (Gallego: piñeiro manso) (Pinus pinea L.), reconocible por su copa bastante aplanada en su madurez y sus grandes piñones comestibles, a menudo utilizados en confitería. El tamaño es ligeramente inferior al de los dos precedentes.  La corteza, muy rota, es marrón rojiza con tendencia a ser gris cuando con la edad. Las hojas son acículas, hasta 20 cm de longitud, son acículas persistentes, bastante poco agudas y reunidas por grupos de dos con sus bases aserradas en una misma vaina; el color de las hojas a menudo es glauco. Las piñas tienen un tamaño de 15x10 cm, siendo más las más grandes de nuestros pinos. Esta especie es típica de la cuenca mediterránea. Es por eso por lo que se pueden encontrar pequeños grupos de estos árboles o ejemplares aislados en ciertos lugares de la costa y de la provincia de Ourense con clima cálido. Dos lugares, donde pueden verse ejemplares son, por ejemplo, en un lugar de la costa cerca de Baiona y otro en la misma playa de Baldaio, bosquete parcialmente destruido por la urbanización. Este pino era mucho más frecuente en el pasado, pero hoy en día se encuentra en franca regresión por causa de la acción humana, cediendo terreno a otras especies de pino foráneos y de fuerte producción maderera.

     En la actualidad, el pino piñonero se utiliza para la producción de piñones para confitería, como para realizar micorrización con diferentes tipos de hongos. El método más empleado es la simbiosis de  sus raíces con uno de los hongos que produce una de las setas más deliciosas como es la cantarela o níscalo (Lactarius deliciosus), lo que lo que da un valor añadido importante a esta conífera.

     Hifas de Terra, una moderna empresa de Pontevedra, esta especializada en este tipo de producción forestal basada en árboles micorrizados, bien para producción de setas comestibles o bien para aumentar la productividad y salud de los propios árboles. Además, esta misma empresa, produce y distribuye productos cosméticos, medicinales y alimenticios, todos ellos ligados a las setas.

 

Procedencia de la foto: clic

 

     Además de estas tres especies, hay otra que, en realidad, se puede considerar como un cultivo. Se trata del pino insigne o pino de Monterrey (Gallego: piñeiro de repoboación)  (Pinus radiata, Pinus insignis).

     Se parece al pino negro pero con las hojas más pequeñas y piñas más pequeñas. La diferencia que  distingue claramente a esta especie de las tres citadas anteriormente es la agrupación de las hojas en grupos de tres. La madera se utiliza para hace celulosa en la industria papelera, porque es un árbol apenas resinoso. Además, crece muy rápido en los suelos ácidos.

 

Pino insigne con las hojas agrupadas de tres en tres. Origen de la foto: clic