REVELADOR ESTUDIO QUE DEMUESTRA LA CAPACIDAD VISUAL Y DE ORIENTACIÓN DE LAS  HORMIGAS

Science, 27 de diciembre de 2019

Fuente original: Spanixh ants can find their way Home while dragging food bakward./Chew Chun Hiant/Alamy.

 

 

     Todos los días, pequeños insectos rojos llamados hormigas del desierto españolas hacen varios viajes desde su nido en busca de alimento. Cuando encuentran un pequeño alimento como una semilla o una miga, pueden sostenerlo en sus pequeñas mandíbulas y llevarlo a casa. Pero cuando encuentran una comida más grande, por ejemplo, un grillo muerto o un pedazo de palomitas de maíz, a menudo tienen que arrastrarla, caminar hacia atrás, para llevarla al nido. Los científicos solían pensar que los insectos necesitaban ver algo desde el frente para reconocer una ubicación familiar. Ahora, un equipo de investigación ha demostrado que las hormigas usan varios métodos para encontrar su camino, y que pueden reconocer paisajes familiares incluso cuando caminan hacia atrás, un alto nivel de sofisticación visual para un animal tan pequeño.

     Para sacar estas conclusiones, Sebastian Schwarz, etólogo de la Universidad de Paul Sabatier, y sus colegas seleccionaron hormigas que ya habían caminado hacia un comedero desde su nido en el desierto para que supieran dónde estaban. A continuación tomaron algunas hormigas que no habían salido del nido y no habían realizado esa ruta y las colocaron fuera en un determinado punto sejemjante al que ya conocían las anteriores hormigas, y les colocaron delante de un trozo grande galleta. Cuando estas últimas hormigas comenzaron a arrastrar la galleta de regreso al nido, los investigadores a veces cambiaban el paisaje a su alrededor, imitando montañas extrañas agregando bolsas de plástico negro y lonas a lo largo del camino. Los investigadores comprobaron que, aunque algunas se perdieron, estas hormigas pudieron encontrar su camino de regreso al nido, incluso cuando no habían rastreado previamente por dónde caminaron utilizando la integración de ruta, lo que significa que solo deben usaron sus recuerdos visuales delos alrededores y posiblemente el ángulo del sol. Los ojos de las hormigas tienen un amplio ángulo de visión: tienen una visión de casi 360 °, mientras que los humanos solo pueden ver alrededor de un tercio de su entorno sin girar la cabeza.

     Schwarz dice que es probable que los insectos reciban información de al lado y detrás de ellos a medida que se alejan del nido, luego la usan para guiarlos hacia atrás mientras arrastran los alimentos. Después de analizar el comportamiento de las hormigas, Schwarz pudo crear un modelo que muestra las circunstancias en las que los insectos confían en su entorno visual frente a otras fuentes de información como el ángulo del Sol o su contador interno de pasos para encontrar el camino de regreso a casa. Más experimentos deberán confirmar este interesante descubrimiento.

     "Estos son hermosos experimentos de comportamiento", dice Pauline Fleischmann de la Universidad Julius Maximilian de Würzburg, una neuroetóloga que estudió la locomoción de hormigas pero que no participó en el trabajo actual. "