LA INFECCIÓN QUE ESTÁ ACABANDO CON LOS ANFIBIOS POR TODO EL MUNDO

The Scientist, 13 de enero de 2020

Jennifer Parker,  escritora freelance de ciencia

 

     Montserrat, pequeña isla de las Antillas Británicas, se hizo popular en 1995 oir ka eryocuñib del volcán Soufrière Hills, aniquilando dos tercios de la especie de rana conocida pollo de las montañas (Leptodactylus fallax) muy popular en Montserrat y Dominica. A pesar de la gravedad del desastre, las ranas sobrevivieron y continuaron prosperando en las regiones del norte de la isla, es decir, hasta que la mortal enfermedad por hongos quitridiomicosis llegó a Montserrat en 2009, probablemente a través de la importación accidental de ranas infectadas. La enfermedad se propagó rápidamente, diezmando la población de pollos de montaña de la isla en solo un año, la disminución más rápida de cualquier vertebrado jamás registrado.

     Ben Scheele, un ecologista de población de la Universidad Nacional de Australia informó recientemente sobre las últimas cifras sobre la enfermedad, añadiendo que la quitridiomicosis ha contribuido a la disminución de al menos 501 especies en todo el mundo, incluso sin incluir a otras muchas no descritas o poco conocidas. Esta infección es ampliamente reconocida como la causa más importante de extinción de especies en los anfibios, dice Andrew Cunningham, un patólogo veterinario londinense que identificó por primera vez el hongo quítrido, Batrachochytrium dendrobatidis.

     Hasta la fecha, los investigadores no han podido detener la enfermedad. El hongo mata a los anfibios al degradar la queratina en su piel, lo que dificulta que absorban el oxígeno y los minerales que necesitan para una buena salud y, a su vez, causan insuficiencia cardíaca. Una breve y clara explicación del ciclo de vida de este hongo infeccioso se puede ver en este enlace de la enciclopedia Alchetron.

Origen de la foto: clic

 

     Después de que el hongo llegó por primera vez a Montserrat, 50 pollos de montaña libres de enfermedades fueron rápidamente recolectados y criados en instalaciones de bioseguridad en zoológicos en Europa. Posteriormente, Durrell Wildlife Conservation Trust, en colaboración con el Departamento de Medio Ambiente de Montserrat, ZSL y varios socios europeos, han colaborado intensamente para luchar contra el hongo. Este proyecto representa una esperanza para los anfibios, que esperemos se concrete en los próximos años.