GESTIÓN DE RESIDUOS

Encuesta de la OCU del 2000 sobre la gestión de los residuos.

Fuente: OCU-Compra Maestra, 242 (diciembre de 2000).

 

          La encuesta se envió a 64 municipios de los más importantes de España (las capitales de provincia y 12 municipios más) aunque sólo 52 respondieron. Los resultados se compararon con los obtenidos en otra encuesta semejante realizada por esta misma organización en 1995. Los municipios que no contestaron parecen estar a la cola con respecto a una gestión racional y ecológica de los residuos, según atestiguaron socios de la OCU que viven en estas poblaciones: Alcalá de Henares, Alicante, Granada, Lérida, Barcelona, Fuenlabrada, Granada, Lérida, Ourense, Palencia, Toledo y Zamora. La situación global del estado indica que la población española consume una gran cantidad de recursos y produce desechos a gran velocidad: 438 Kg de basura al año por persona. Desde la situación de la encuesta anterior en 1995, se han han publicado dos leyes importantes que afecta a esta problemática:

 

• LEY 10/1998, DE 21 DE ABRIL, DE RESIDUOS (BOE nº 96, de 22-04-1998).

 

 2. LEY 11/1997, de 24 de abril, de Envases y Residuos de Envases (boe n.° 99, de 25-04-1997). Esta ley está precedida por los tres documentos siguientes:

 

     - DIRECTIVA 94/62/CE, DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 20 de diciembre de 1994, relativa a los Envases y Residuos de Envases (doce l n.° 365, de 31-12-1994).

 

     - DECISIÓN 97/129/CE, DE LA COMISIÓN,de 28 de enero de 1997, por la que se establece el sistema de identificación de materiales de envase de conformidad con la Directiva 94/62/ce, del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a los Envases y Residuos de Envases (doce l n.° 50, de 20-2-1997).

 

     - DECISIÓN 97/138/CE, DE LA COMISIÓN, de 3 de febrero de 1997, por la que se establecen los modelos relativos al sistema de bases de datos, de conformidad con la Directiva 94/62/ce, del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a los Envases y Residuos de Envases (doce l n.° 52, de 22-2-1997).

 

          Ambas leyes pueden ojearse en la página web del Ministerio de Medio Ambiente, hoy llamado de Transición Ecológica:  https://www.miteco.gob.es/es/buscador/.

          Los dos documentos insisten  en la recogida selectiva que debe comenzar por el propio consumidor o ciudadano separando los residuos en su propia casa en diferentes contenedores (cristal, cartón y papel, plástico, restos orgánicas, pilas,…), para luego completar la tarea los diferentes servicios de recogida municipales que los llevarán a las plantas de tratamiento correspondientes.

 

-------------------------------------------------------

 

          La Ley de Envases formula en esencia la idea "quien genera envases es directamente responsable de ellos durante y después de su vida comercial, por lo que deben ocuparse de recogerlos una vez usados y darles además el tratamiento adecuado". Para cumplir con esto, los productores de los envases deben organizarse de una de las dos maneras siguientes:

     • Sistema de Depósito, Devolución y Retorno(SDDR): los fabricantes y distribuidores son los que ponen los medios para reutilizar o reciclar los envases que utilizan. Sólo se emplea y parcialmente en hostelería debido a la dificultad que representa.

     • Sistema Integrado de Gestión (SIG): Los envasadores y distribuidores no se ocupan personalmente del circuito de recogida y tratamiendo de sus envases, delegando estas tareas en un organismo ajeno que puede pertenecer a la propia administración como por ejemplo a los ayuntamientos, financiando eso sí el coste que ello supone. Existen dos variantes del SIG (el Ecoembes que señala a los envases tratados de esta forma con el conocido Punto Verde, y el Ecovidrio de características similares pero restringido al vidrio).

 

          La Ley de Residuos, por su parte, obliga a los municipios de más de 5.000 habitantes a implantar sistemas de recogida selectiva en el 2001 como más tarde, dejando a libre elección el tipo de sistema a elegir, pudiendo hacerse la recogida selectiva en acera o en el propio domicilio, o bien pudiendo hacerse en iglús o contenedores callejeros dispersos por la ciudad. En el segundo caso, el consumidor transporta los residuos ya separados a lugares específicos de su ciudad, calculándose que para que esto sea efectivo un contenedor debe servir a no más de 500 habitantes. En la actualidad en muchas localidades españolas se combinan estos dos métodos.

            El Plan Nacional de Residuos se ha fijado como objetivos básicos para el 2006 disminuír los vertedores eliminando los incontrolados en favor de la reducción, reutilización y valorización de los residuos. Este último término se refiere a los diferentes sistemas de obtención de energía o de abono (compost) a partir de los restos orgánicos de los residuos.

................................................

 

          La recogida diaria en acera es la que se refiere a la basura doméstica más habitual y suele realizarse de noche, salvo en 8 de las localidades en las que también hay pase de mañana y tarde, pudiendo existir recogidas extraordinarias en mercados, polígonos industriales, etc. Un problema típico es la suciedad que se observa después del recorrido del camión, siendo esto especialmente grave en Almería, Lugo o Málaga. En general, se obtiene un 33% de satisfacción para este tipo de recogida.

         La recogida en iglús o contenedores dispersos por la ciudad en mayor o menor medida representa un mayor esfuerzo de los ciudadanos pero también propicia un mayor esfuerzo de éstos a la hora de seleccionar o separar las diferentes fracciones de los residuos.

          A continuación analizamos los datos para cada uno de las fracciones de los residuos.

 

          Los envases ligeros a base de plástico, latas o tipo brik son los que se recogen en el contenedor específico de color amarillo. Por el momento sólo 19 de las ciudades encuestadas cuentan con este servicio.

De ellas sólo 8 tienen recogida de este tipo de envases en acera, mientras que en las demás sólo hay contenedores dispersos por la ciudad para compartir con un mayor número de vecinos pudiendo llegar a los 3.167 por contenedor en Oviedo. La única localidad que presenta contenedor específico para metales es Gandía, a razón de uno por cada 1.046 vecinos.

 

          La materia orgánica, aún después de la promulgación de la Ley de Envases, va unida a restos indeterminados que pueden llegar hasta un 50% como algodón, bombillas u otros componentes que pueden hacer inviable una calidad suficiente para elaborar un compost utilizable en agricultura. Sólo una excepción, la ciudad de A Coruña, que separa estos restos de la materia orgánica propiamente dicha que además se recoge en acera, siendo el grado de aceptación de este contenedor de un 67%. En Córdoba, Las Palmas de Gran Canaria y Reus la recogida selectiva de materia orgánica en acera todavía se está implantando.

 

          La recogida del vidrio está ampliamente extendida y la practican un 75% de los consumidores, llegando al 90% en ciudades como Vitoria, Logroño, Reus o Córdoba. Sólo un 14% confiesa seguir mezclándolo con el resto de la basura, explicándose esto por el escaso número de contenedores específicos, como en Ceuta donde tocan a 14.423 habitantes por cada iglú, Oviedo 2.434, y A Coruña 2.361. Más información sobre el reciclaje del vidrio se incluye en el número 245 de la revista OCU-Compra Maestra (enero-2001).

 

          La separación del papel y cartón en el contenedor de color azul es importante para salvaguardar los bosques de una esquilma desenfrenada ante un consumo de papel cada vez mayor al incorporarse al desarrollo nuevas naciones antes subdesarrolladas. Es cierto que el papel obtenido en su reciclaje no es de la mejor calidad pero puede tener múltiples usos como embalajes o papel de borrador. La satisfacción por esta recogida especializada está por debajo de la media, puesto que los iglús para este fin son muy escasos salvo en contadas ocasiones como en Santiago de Compostela, donde tocan a un contenedor por cada 188 habitantes y en Palma de Mallorca donde la ratio es de uno por cada 304. De todas formas, e incluso ante el problema de la suciedad general que se observa alrededor de estos contenedores quizás por la baja frecuencia de su vaciado, se observa un progreso   de la instalación de estos contenedores desde la encuesta de 1995, donde sólo un 13% de los socios atestiguan carecer de ellos frente al 38% del 2000. La satisfacción general en toda la encuesta en la gestión del papel es de 29%, estando particularmente contentos en este tema en las ciudades de Pamplona, Vitoria, Getxo, Burgos, A Coruña y Valladolid.

 

          Las pilas, residuo altamente contaminante por su contenido en metales especialmente tóxicos como mercurio, cadmio, níquel, etc., pueden ser recogidas enalgunas ciudades en contenedores callejeros, mientras que en otras en establecimientos especiales que determina el ayuntamiento. Sin emgargo, aún uno de cada 10 encuestados mezcla las pilas con la basura corriente, mientras que en 1995 lo hacían tres.

 

          Los objetos voluminosos como muebles, electrodomésticos y otros se recogen gratuitamente en todas las ciudades en la acera o portal que lo solicite, tardando unos 3 días en ser satisfecha la petición. Además del servicio municipal, en algunas ciudades como Badalona, Hospitalet, Cádiz o Marbella existen asociaciones como Cáritas, Traperos de Emaús, Reto,… que también recogen objetos con la intención de darles de nuevo una utilidad. Este servicio es empleado por la cuarata parte de los encuestados.

 

          En ciertas ciudades existe además un servicio especial de recogida de medicamentos en las farmacias, de aceite vegetal usado en hostelería, fluorescentes,…

 

          Puntos limpios (llamándose según la ciudad de diferente manera como Bilbogarbi, Dar, Deixalleria, Punto Net,…) son lugares que cuentan con todos los contenedores especializados existentes en la ciudad. Sólo 28 de los 52 ayuntamientos encuestados cuentan con este tipo de dependencias situadas en diferentes calles de la ciudad. En Palma de Mallorca y Badalona hay además un punto limpio ambulante. Un 45% de los encuestados conoce estas instalaciones, pudiendo deberse el desconocimiento de los que no los conocen a que su ciudad carece de ellos. Donde son más populares son en A Coruña, Getxo, Gandía, Oviedo y Salamanca.

 

          Como colofón, hay que reseñar que, aunque falta mucho por avanzar, se ha hecho mucho desde 1995, notándose especialmente el avance en la gestión racional de los residuos en ciudades como A Coruña y Bilbao, aunque también hay otras que han sufrido una regresión como Palma de Mallorca y Vigo. Es realmente difícil que todas las ciudades se apunten en este año a la recogida selectiva de los diferentes componentes de los residuos citados en esta encuesta de acuerdo con la Legislación, estando implantada sólo en el momento de la encuesta en 22 de las 52 ciudades encuestadas.