EL MAYOR AGUJERO DE OZONO EN EL ÁRTICO EN LA HISTORIA

Nature, 27 de marzo de2020

 

Fuente: NASA Ozone Watch

     El ozono normalmente forma una capa protectora en la estratosfera, a unos 10 a 50 kilómetros del suelo, donde protege la vida de la radiación ultravioleta solar. Pero cada año en el invierno antártico, las temperaturas frías permiten que las nubes de gran altitud se unan por encima del Polo Sur. Los productos químicos, incluidos el cloro y el bromo, que provienen de refrigerantes y otras fuentes industriales, desencadenan reacciones en las superficies de esas nubes que eliminan la capa de ozono.
     El agujero de ozono antártico se forma todos los años porque las temperaturas invernales en el área caen en picada, permitiendo que se formen nubes a gran altitud. Este año, poderosos vientos del oeste fluyeron alrededor del Polo Norte y atraparon aire frío dentro de un "vórtice polar". El aire frío sobre el Ártico fue mayor que en cualquier invierno registrado desde 1979 según científicos del Instituto Alfred Wegener en Potsdam, Alemania. Los globos metereológicos usados para medir la tasa de ozono, a mediados de marzo de ste año midieron una caída del 90% en el ozono a una altitud de 18 kilómetros, que está justo donde este gas se encuentra más concentrado en la capa de ozono.

     Este agujero de ozono en el Ártico en este momento no es una amenaza para la salud porque el Sol está empezando a elevarse por encima del horizonte en latitudes altas. En las próximas semanas, existe una pequeña posibilidad de que el agujero se desplace a latitudes más bajas sobre áreas más pobladas, en cuyo caso las personas podrían necesitar aplicar protector solar para evitar quemaduras solares. "No sería difícil lidiar con eso", según los responsables del instituot alemán.
     Las próximas semanas son cruciales. Con el sol aumentando lentamente, las temperaturas atmosféricas en la región del agujero de ozono ya han comenzado a aumentar, dice Antje Inness, un científico atmosférico del Centro Europeo de Pronósticos Meteorológicos de Mediano Alcance en Reading, Reino Unido. Con todo ello, el ozono pronto podría comenzar a recuperarse a medida que el vórtice polar se separe en las próximas semanas.

 

Referencia

Manney, G. L. et al. Nature 580, 18-19 (2020)