JAMES LOVELOCK, SEGUNDO PREMIO FONSECA 2009 DE LA UNIVERSIDAD DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

     Este ambientalista galés a sus noventa años ha recibido el día 6 de octubre el II premio Fonseca que la Universidad de Santiago ha establecido para grandes investigadores o divulgadores de las ciencias, siendo el primer beneficiario de este premio Stephen Hawking en el año 2008. En este caso, el autor tiene un gran curriculo como investigador, destacando entre otras cosas su detector dcomo en plantas  y animales en cantidades muy pequeñas. Entre las sustancias que encontró en la atmósfera están los plaguicidas como el DDT y los clorofuorocarbonados, siendo así el precursor del estudio del agujero de ozono en la estratosfera. Como consecuencia de sus investigaciones, que llegaron incluso a detectar el DDT en los pingüinos de la Antártida, se prohibió el uso de este pesticida. Gracias a él y a sus discípulos se pudo controlar en parte el problema de la disminución de ozono estratosférico que nos protege de la dañina radiación ultravioleta solar. También realizó importantes investigaciones sobre la cromatografía, el envejecimiento y el resfriado común. Es expresidente de la Asociación de Biología Marina, y uno de los socios de la sociedad científica más antigua del mundo, la Royal Society de Londres. Trabajó para la NASA donde desarrolló dispositivos para analizar la atmósfera y la superficie de planetas distantes, siendo además unos de los primeros científicos en alertar al mundo sobre el calentamiento global, causado por la acción humana. En este sentido, en 1979 enunción por primera vez su famosa teoría de Gaia, que plasmó en un libro “Las edades de Gaia” publicado en el mismo año. En esta teoría científica se considera que toda la biosfera del planeta Tierra, es decir, todos los seres vivos -desde virus, bacterias, plantas, animales y seres humanos-, en conjunto, pueden considerarse como un único super-organismo vivo y autoregulado, en el que todas sus partes se relacionan entre sí e influyen las unas sobre las otras. Los seres vivos individuales serían algo similar a las células del cuerpo, que si bien son organismos independientes, juntas forman un organismo más complejo que se ha autorregulado a lo largo de la historia geológica alcanzando un equilibrio fue capaz de mantener hasta ahora en que la acción humana está llegando a romper los límites que marcan un punto de rotura de este equilibrio con formación de nuevas condiciones que podrían ser catastróficas para la especie humana.

     En la conferencia que este investigador dio el día 7 de octubre en el auditorio de la ciudad de Santiago de Compostela ha afirmado que el calentamiento global está ya en un punto irreversible incluso aunque ahora mismo se parara de emitir gases de efecto invernadero. Pronosticó cambios graves en la superficie terrestre y catástrofes ambientales, como por ejemplo que el centro de Europa se convertirá en un desierto equivalente al Sahara actual. Los grandes cambios afectará en gran manera también a India, China y Norteamérica, mientras que Galicia, Reino Unido e Irlanda son unas de las áreas que se verán menos afectadas al recibir las aguas frescas del deshielo de los hielos que cubren el océano Ártico y Groenlandia. Una de las consecuencias podría ser la llegada de millones de refugiados a las zonas menos afectadas. Acabó su conferencia afirmando que, en realidad, el hombre no tiene mucha culpa puesto que no era consciente hasta ahora de este grave problema, siendo todo esto un proceso semejante a lo que ocurrió cuando apareció la fotosíntesis, gracias a la cual aparecieron muchas especies pero perecieron otras.